Skip to content

Deconstruyendo el Feminismo

26 octubre 2014

Hay un efecto muy curioso en televisión, quisiera saber si uds como frikis lo han notado;

En series televisivas (pero no únicamente*) es un recurso recurrente que un personaje femenino “utiliza” las leyes a su conveniencia, para chantajear o beneficiarse de uno o varios personajes masculinos, es decir, usa su “priviliege” del modo en que muchos hombres lo hacen, en la vida real.

Ejemplo reciente, la joven Catwoman de Gotham, amenaza con acusar de abuso sexual a un agente si no le deja ver a Jim Gordon. El agente finalmente “cede” ante la presión.

Screen-Shot-2014-07-16-at-22.39.45

Un ejemplo más es un personaje muy querido, Irene Adler, mujer francamente hermosa, pero cuyo rasgo más sobresaliente (para quien leyó los libros) es su formidable inteligencia, que en el canon holmesiano pone en aprietos (al menos dos veces) al detective de Baker St. En la versión de la BBC se cambia su profesión (cantante de ópera) por la de dominatriz.

Éste no es el problema; sino que Adler va de ser un personaje fuerte, resuelto, astuto, a alguien que tiene qué pedir ayuda a un personaje varonil (Moriarty); no se le permite ser brillante por ella misma, sino a través de, en la esgrima fálica Moriarty-Holmes.

Aún peor, a pesar de haber declarado ella al principio su “homosexualidad”, se muestran momentos de afecto y debilidad emocional (de ella hacia un frío y distante Sherlock), cuando en el libro es más bien AL REVÉS, (y Connan Doyle es muy claro en esto, él la llamaba casi con fervor “LA” mujer, a pesar de ser un misógino declarado), y quien al final es vencida cuando se descubre la clave; es alusión a su enamoramiento con Holmes, traicionada por sus “sentimientos de mujer”. Una antagonista formidable, personaje único, reducido a damsel in distress, a pesar de haber sido escrito hace un siglo.

786262-high_res-sherlock

Lo peor es que he notado que, en ningún lugar como en las redes sociales, el machirulismo y páginas del tipo Feminazis, lo “usan” como argumento en “contra” del empoderamiento de la mujer: !No les den derechos, que estas histéricas lo van a usar para castrar al hombre! !Un hombre es inocente de la violación que hizo, hasta que se demuestre lo contrario! Que ella demuestre, de modo ineludible, que la violó !! De seguro ella lo inculpó, porque no era feliz etc etc etc…

Usar series televisivas como “dato duro”, como “porcentaje significativo”, como “caso de la vida real” es, a ojos vistas, de una inteligencia subnormal. Sin embargo, no lo parece tanto cuando, cual Juan Escutia, los hombres se descuelgan de él.

*El fenómeno se da en MUCHAS series televisivas, pero NO unicamente, sino en Anime, manga, cómics,  caricaturas, películas caseras o lanzadas a cine, libros, fanfictons, etc.

Críticas Destructivas

25 octubre 2014

He recibido críticas recientes por “insinuar, dar a entender” que el gobierno federal tiene responsabilidades en las muertes de Tamaulipas, Durango, y más recientemente Tlatlaya y Ayotzinapa. Que son asuntos delimitados por sus entidades y estados. Que culpar al Ejecutivo (que al final “no dio la orden” directa) es mucha presunción, vamos, que la idea y ejecución es de las los maleantes locales (narco, políticos y demás fauna nociva)

Lamento comunicarles que, cuando este tipo de cosas suceden en cualquier parte del país, peor, los tres niveles de gobierno fueron infltrados (sin importar el partido político), SÍ, ES RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO. Por más que quieran deslindar al ejecutivo.

Primero era lo de Solalinde; porque esta persona llegó al grado de insinuar  que YO  “deseaba que aparecieran muertos (en el tiempo en que era más que evidente que ya estaban muertos) con tal de tener la razón” (?) El asunto, creo yo, no es tener o no la razón.

Por favor, si el mismo Solalinde (que ya desde entonces tenía los mismos informantes que la PGR,y pudo cotejar las dos versiones (la de los sobrevivientes y la de los tiradores que tenían instrucción de echarles diesel y matarlos), si ya había aparecido el rostro descarnado de Julio César Mondragón, si los mismos policías ya habían declarado, si Abarca y la esposa se habían escondido y amparado… ¿qué chingadamadre estaban esperando? ¿REALMENTE había razones de peso para encontrarlos con vida?  La única razón para encontrarlos, era que no habían aparecido ni vivos ni muertos.

Claro, en mi fuero interno deseaba (quién no?) que estuvieran vivos, porque es el rasgo más claro de humanidad, pero en estas cuestiones la experiencia nos enseña que mientras más pasa el tiempo, las posibilidades se reducen. Es bonito creer en unicornios, sí, sería maravilloso que existieran, pero no hay motivos para pensar que son reales. Y mientras más escarbamos, se encuentran más fosas y (oh sorpresa) ninguna es de los normalistas. Tal parece que deberíamos pedirles a los responsables directos (Aguirre, Flores, Murillo Karam) que hagan memoria de dónde los enterraron, porque para el mismo juego cansino de “no sabemos dónde están”, a ver quien se aburre, miren que no estamos.

Pero en fin,  ante las mismas personas que, con los crímenes de estado como Ayotzinapa, no dicen nada, pero frente a los actos “vandálicos” (propiciados por el mismo gobierno de la impunidad), entonces sí, se olvidan de todas las condiciones que favorecieron ese caos y se apresuran en desgarrarse  las vestiduras, “si son vándalos, no tienen derecho a que los torturen, a que los maten como perros, a que los desaparezcan sin más”

Y ya, me desahogué.

1233374_841766642521487_3318649706177088611_n

Calipigea

21 octubre 2014

1549578_1007005449324850_4691509387389081396_nDe tantas cosas que me han llamado (culona, nalgona, “buen cabús”, ad infinitum), él tenía un nombre para llamarme: Calipigea, y yo,  que había leído aquella palabra en obras tan oscuras como para que cualquier otro coetáneo las conociera, y volteé, mitad sorprendida, mitad halagada, para mirarlo con mi sonrisa más feliz y un poco idiota; y fue tanta su originalidad y su desparpajo, que reímos ambos,  contenta de conocer esa palabra lo suficiente como para sentirme halagada, contenta de saber que él conocía esa palabra, y contenta de que él supiera que yo conozco esa palabra, desde entonces  nos unió esa feliz complicidad.

Y es que no nos enseñan a reaccionar cuando un hombre nos dice “Eres verdaderamente calipigea”, cuando dice que nuestras nalgas son tan divinas que recuerdan a las de Venus, como en cambio sí estamos acostumbradas al insulto grosero de “Con esas nalgas, lléname la boca de pedos”.

Le gustaba verme con el pantalón de pana entallado, con los leggins hipnóticos, con los shortcitos que dejaban ver los dos hoyuelos arribita. Le gustaba frotarse contra ellas hasta hacerme sentir su erección, su otro latido, el hervor de su sangre.

 

 

Me Cogí a un Virgen

21 octubre 2014

confused-girl-2O al menos eso dijo él, y le creí. Le creí porque dudó en tomar mis pechos entre sus manos, hasta que ahí se las puse y los palpó suavemente, casi con temor, le creí porque él no acababa de creérselo cuando abrí mis piernas como una orquídea carnívora en torno a sus caderas recortadas y las cerré como tenazas, atrayéndolo a mi centro, le creí cuando no acertaba a abrir el paquete del condón con manos sudorosas y dedos temblorosos, le creí porque no acertaba a ponérselo. Hace ya tantos años de eso.

Yo también lo era, aunque no tanto. Lo cierto es que él no era ningún menor de edad, tenía 18 años y yo 17 (la menor era yo), pero en todo caso no preguntó nada. Por supuesto  yo estaba tan o más aterrorizada (la excitación aún así, era  más que el miedo) que él, pero decidí no mostrarlo, cuando me lo metí en la boca; tenía un resabio salado, fuerte, acre como debe ser el humor masculino, y es que entonces yo no sabía que, igual que el caviar, es un gusto adquirido. Por supuesto que a él no le importó nada, respirando con la boca como estaba y bañado en su propio sudor, yo contemplando su éxtasis con delectación. Con dos dedos apreté la punta del preservativo como un pezón,  para sacarle el aire, con la otra lo jalé y se lo desenrrollé. Lo mismo que tocar un hierro encendido.

Si he de ser fiel a la verdad, la primera vez no acertó (a algo, en fin, tendré que ser fiel, porque ni a mi misma pude), pero casi nadie acierta esa primera vez, ambos mortalmente nerviosos, él en carne viva, una química innegable, fue hasta la segunda o tercera estocada, que embistió, y lo sentí, entonces sí, con tanta seguridad, ocupando mi espacio, abriéndome, llegando al fondo de todo placer, llenándome.

Me agradó “verlo” hace relativamente poco; vestido simplemente con jeans y una chamarra de motociclista, una barba de dos días (pero bien perfilada) que lo hacia ver descuidadamente guapo. Cuando le hablé, la voz le salió como un estertor nervioso, cuando lo toqué, tembló, cuando lo besé, supe que sería mío. Había estado trabajando en su cuerpo, pues a los treinta y cinco años tiene un cuerpo que ya quisieran muchos de 20; el pecho duro, el trapecio bien delineado, las nalgas firmes, el hueso de la cadera afilado,  su vientre tenso, y a pesar, de no tener aún marcados los famosos “cuadritos”, ps si se notaba el esfuerzo.

“Ah, pero querías chingar, ¿no? ¿No viniste a eso, cabrón, no viniste a chingar, puta madre?”, le gritaba yo minutos después,  mientras me empalaba en él con insania, con odio y total impiedad, para con él, para conmigo misma, mientras  él se debatía por aguantar el clímax, “sí, vine a joder”, viendo la imagen de mis nalgas devorándolo en un vórtice de placer, multiplicada por los espejos de la habitación a media luz, en todos los ángulos.

Acostados, desnudos, lejanos. Nunca fui consciente de cuánto terreno había perdido emocionalmente. Sabía que irme iba a ser doloroso para él, pero nunca pensé que sería más doloroso para mí. Soy tan virgen.

Poli: Filosofía Social vs. Filosofía Productiva.

26 septiembre 2014

10671207_302076736664189_7410875146926567869_n

Hay mucha desinformación en el asunto del Poli, no dicen, por ejemplo, que cambia su filosofía social por una filosofía de producción. En el reglamento de 1988, el Poli debía contribuir “a mejorar la calidad de vida de la población, y a la conservación y uso sustentable de los recursos naturales de la Nación”. Ahora establece que “a la solución de problemas en áreas estratégicas, prioritarias, y otras de interés general”

Otros valores con que nació el IPN y que fueron eliminados de su nuevo reglamento, son aquellos que veían “retribuir a la sociedad los beneficios de los servicios educativos recibidos”, así como un medio para “desarrollar en los alumnos y egresados un elevado sentimiento de solidaridad social”.

Por último, destaca también la modificación aplicada al objetivo expreso del IPN de contribuir a “alcanzar el progreso social de la Nación”, ya que en el nuevo reglamento dicho progreso social se da ya “por alcanzado”, y la nueva meta del Politécnico ahora es sólo “fortalecerlo”.

El nuevo reglamento suprimió también la obligación de las autoridades de “fortalecer la red de bibliotecas y el acervo documental, magnético y audiovisual (del IPN) el cual deberá mantenerse permanentemente actualizado”.

Sueños Lesbianos

18 septiembre 2014

s640x480Soñe que me encontraba con Hyde, de That’s 70’s Show. No con el actor, sino con el personaje de Hyde. Él parecía conocerme de hace mucho tiempo, me trataba con mucho afecto. Le decía que era admiradora de su modo de ser y de pensar, y él también  admitía tener una innegable atracción hacia mí. Me invitaba a ir “a su casa”, pero por la forma en que se iban desenvolviendo los hechos, era natural que aquello iba a terminar en la cama.

Al pasar, había una  guapa rubia, no despampanante, pero simpática, el cabello del color de la paja sucia, pero con una carita de niña y labios mamadores, de tetas grandes,  evidentemente algo pasada de peso, pero sin llegar a obesa, quien “Hyde” me presentaba como “su novia”:

-________, ésta es Dulce, ella escribe en…

-Ah sí-lo interrumpía ella- Conozco tu trabajo- me decía ella. Yo le decía que me halagaba mucho, y que la encontraba muy guapa.

La saludaba de un beso que iba a las comisuras de sus labios, pero que ella recibió en la boca, lentamente abrió los labios. Se sentía muy bien. “Hyde” se limitó a sentarse en un sillón cercano y a ver el espectáculo.

Acariciaba sus senos (¿ya estaba desnuda,  o se quitó la playera mientras la besaba?), mientras ella hacía ruiditos de placer, me metí su pezón rosado a la boca y lo chupé con cuidado. Ella gimió. Cada una empezó a desvestir a la otra lentamente, hasta que quedamos desnudas. Entonces le metí dos dedos  en su vagina y empecé a hacer movimientos como si llamara a alguien. Ella empezó a gemir más fuerte (pinche vieja escandalosa), y no me dí cuenta cuando estábamos los tres en la cama. A pesar de que “Hyde” se despachaba él mismo y se turnaba entre darnos placer a una y otra,  los estelares nos lo estábamos disputando ella y yo, el mayor protagonismo era entre nosotras y las cosas que ella me hacía.

Desperté muy bien, a gusto y descansada. No puedo decir que me siento homosexual. Aunque tampoco me he sentido nunca muy heterosexual.

Sueños de Mar

18 septiembre 2014

Soñé que me bañaba, desnuda, en el mar, en las escolleras(¿Portugal, Italia, la costa griega?)

Un muchacho, muy coqueto, me hacía señas, para que saliera del agua. No voy a salir, le dije. Entonces él se sentó en las piedras, para contarme como se había subido a mil barcos, estado en varios motines, y matado a muchos hombres. Una aleta de tiburón pasó MUY cerca, él se asustó muchísimo:

-¡Sal del agua! Hay un tiburón justo detrás de tí !!
-Pendejo. Es mi cola – le dije, antes de sumergirme para siempre, en el Solitario Atlántico.

Más allá de las colas (con apéndices de escualo o no) quiero hacer énfasis en lo simbólico del sueño. A veces me siento percibida como una mujer más, una cara bonita o unas buenas tetas, pero no alcanzan a ver (literal) hasta dónde me llega la cola

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.030 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: