Daddy Issues


Me pregunto porqué no me pude emancipar mucho antes, y creo que parte de la pregunta es la niñez atropellada que padecí: Sí, quizá hubo muchos más libros que en el hogar promedio, quizá fui expuesta a muchísima más música que el mexicano promedio;  quizá sí salía de vacaciones por lo menos dos veces al año, quizá tuve muchísimos más juguetes que la mayoría de los niños, algunos francamente alucinantes (como el TENTE;   el antepasado prehistorico del LEGO, o el espirógrafo, o el pianosaurio, o, o, o….)

Pero iba diciendo, una parte fue la niñez atropellada que padecí, por los dos energúmenos que tuve de padres. Y no exagero; todos en la vida hemos conocido alguna persona de la que decimos “realmente está loca/loco”. Pues, hasta el momento, mis padres son las dos personas más locas que conozco, y realmente sé de locura; hasta la fecha no se hablan con mis otras tías, en parte, pero no únicamente, porque ellas se llevan bien conmigo. O porque ellas sí me trataban como a una persona.

Mi madre es… uno de esos machos con vagina que insiste en que no lo es, que se cree emancipada pero me crió para ser una dejada. Y lo hubiera sido, si hubiera sido un poco menos rebelde. Ya desde niña era algo especial: una vez le pregunté a mi tía Lucy:

-¿Oye y mi mamá siempre fue TAN fodonga?

Seguir leyendo

Ex Machina o la Moderna Prometeo


Hace rato quería hablarles de esta cinta, la genial Ex Machina, donde, Caleb (Domhall Gleeson), un programador exitoso, es invitado a pasar una semana en la aislada propiedad de un alcohólico magnate dueño de la firma más poderosa de búsquedas de internet, Nathan (Oscar Isaac)

cdn.indiewire.com

La propuesta es simple: debe, mediante el test de Turing para catalogar una inteligencia artificial como “sintiente”, en un  prototipo llamado “Ava” (Alicia Vikander). Durante siete días, el programador determinará si “Ava” tiene algún defecto en su cognición, pero el diseño de Ava es tan perfecto, y el modo en que ella aprende tan rápido, que llegará el momento en que Caleb duda si incluso él es humano, (o si verdaderamente a quien están evaluando es a Ava), mientras la relación entre ellos dos evoluciona, … y  ambos desarrollan lazos afectivos (el amor, el humor, el engaño… también son formas de la inteligencia manifiesta)

Seguir leyendo

Desdoblamiento corporal


No sé, si porque así soy yo, o porque mis recientes lecturas me han llevado a ello, creo que las mujeres tenemos algo que llamo “desdoblamiento corporal”. No digo que todas, digo que algunas (dado que son mujeres quienes han escrito sobre ello) y no digo que los hombres no puedan, sólo que no he leído ni un caso masculino, o ellos no lo han descubierto, por una forma de ellos ser, su cuerpo. Incluso al “darse” el hombre es agresivo, intrusivo, y nosotras al “darnos”, nos “abrimos”. Quién sabe.

Recientemente releí el viejísimo Memoirs of  a Geisha (que leí bastantes años antes de la película, debo decir) y me llamó la atención la parte en que ella trata de “desprenderse” de su cuerpo durante su mizuage (iniciación sexual donde pasa de maiko a geisha), y lo comparé con la experiencia sexual que se describe en “Habibi” Hay una parte donde la protagonista de Habibi, aún niña, debe cumplir sus deberes de “esposa”. En otro momento, ella es presionada a prostituirse, para alimentarse a ella y a su pequeño amigo. En otra, ella es parte de un harén. Y en las tres ella se evade.

Al parecer hay un cambio significativo cuando “te entregas” por un acuerdo social, por un contrato (como en la prostitución o las bodas arregladas, por ejemplo”). Ambas protagonistas parecen evadirse, parecen no pensar en lo que les está sucediendo en ese momento, (y el mismo hombre parece no querer enterarse de lo que sea que estén pensando ellas en ese momento)

Caso muy distinto a cuando el chico te gusta.

Fóluers y demás fauna nociva


Tengo un fólouer que dice que está “enamoradísimo de mí”, que no sabía que hubiera “chavas como yo”, que  “si nos conociéramos el haría esto y esto” y que si él andara con  “alguien como yo, haria aquello y lo de más allá”. Le agradezco sus buenas intenciones, pero también he tratado de explicarle (hasta con bolitas y palitos) que el reverso del machismo no es el “machismo positivo” (caballerosidad, reglas de cortesía, etc) Que yo no espero que me traten “como a una dama” O más bien como a una “tacita de porcelana”. Espero cierta caballerosidad, (que será devuelta, pues aunque los machistas lo duden, una mujer puede tener caballerosidad para con un hombre, se llama  “cortesía”)

Creo que es un error creer que el feminismo se trata de eso. Como aquel pendejo que pensaba que el feminismo era una lucha por los asientos del metro;  sino el que nos empiecen a tratar como personas, no como a princesas. Pero él dale y dale con que “te trataría así y asá, haría todo para que fueras feliz, que seas sólo para mí…” Etc.

Y pues para mí el amor tampoco es un contrato de exclusividad ni mucho menos. Pero como que él no agarra la onda.

Luego ésos son los más machitos.

Me CAGAN las Paleta


Me cagan las Paleta. Ludwika y Dominika.

Yo sé que ustedes las aman por… no sé, por ser güeritas deojoazul, por salir desde chicas en telenovelas cursilísimas en papeles igualmente cursis, por una ser la imagen de GNC y otra por haberse casado con el hijo de un impopular expresidente. Y que no se despegan para nada de su supermigui el narco Manlio Fabio Beltrones.

Todo esto no me molestaría de no ser porque, (total, todo eso lo hiceron en absoluta libertad, ¿no? Juar juar juar), en cuanto sale alguna (o las dos) en algún comercial, inmediatamente intuyo que algo anda mal, con esa imagen de “¡es que soy una mujer/mamá como tú!!, tenemos muchismo más en común de lo que crees!, tengo una vida normal, etc”

Neta no entiendo a los hombres que las adoran, ni a las mujeres para quienes ellas son “Modelos de vida”, si todo lo han tenido en charola de plata. Aquí es cuando me dicen “!Pero a ellas nadie les ha regalado nada, han trabajado desde niñas! Claro, es lo mismo trabajar de actricilla de televisa, que trabajar en una oficina, o vamos, de vendedora en un Elektra o Copperl!” Oportunidades han tenido, y no de cualquier cosa. No, estas mujeres no tienen nada que ver conmigo, ni son una “imagen” de nada, seguramente tienen los mismos problemas que yo tengo, que no acompletan para la quincena, que sufren en el transporte público (ludwika cierta vez declaró que nunca ha andado en metro)…etc

Pinchi raza del bronce y proletaria, cuando nos ubicaremos que este tipo de personas no tienen nada que ver con nosotros, pero ahí están de lambiscones y mendigos.

Subida del muerto


El jueves, (o viernes creo) me dió el sol toda la mañana, y en la tarde llovió. La casa estaba fría y yo ya estaba resfriada y con un dolor de pecho. Me costaba trabajo respirar, pero fuera de la presión de pecho, nada más.

Me tomé los antibióticos y me fui a dormir. Tuve extraños sueños sobre estar cayendo, cayendo, como en un infinito agujero de conejo.

418752_511846715496146_1627173820_n

Unos minutos antes de despertar, me dí cuenta que no estaba conmigo el hombre con quien había dormido. Entonces, sin abrir los ojos, dormida aún, ví a alguien parado en el dintel de la puerta, mirándome. ¿Qué está pasando?, entonces  caminó hacia mí, se sentó en mi pecho (justo encima de los pulmones), y empezó a apretar, apretar…

Yo lo miraba, sin entender nada, quise hablar… ¡y no salió ni una palabra! Por más que gesticulaba no podía hablar. Tampoco mover el cuerpo funcionaba; me sentía dentro de un ataúd que era mi propio cuerpo. Quería despertar y no podía, era una especie de síndrome de enclaustramiento, donde no podía mover ni articular nada, pero al mismo tiempo era perfectamente consciente de mi cuerpo.

Tras un enorme esfuerzo, logré despertarme en un grito horripilante, pataleando.

-¿Qué pasó?- contestó él, que sólo había ido a la cocina
-Se me acaba de subir el muerto. Es IGUAL que como dicen que sucede; no podía hablar, ni mover el cuerpo, ni despertar. Se sentó en mi pecho. Y sólo me apretaba el cuello más y mas. Fue horrible.
-¿Y qué aspecto tenía?
-Era igual a ti.

The Badadook


Tardé mucho en hablarles de la multipremiada  “The Badadook”, una pieza de horror elegante, inteligente, bien pensada y con unas soberbias actuaciones, que trata las problemáticas de la maternidad y el apego, y el miedo infantil al monstruo del clóset o de abajo de la cama.the-babadook-blu-473x600

The Badadook es la historia de una escritora frustrada (Essie Davis), que trata de sobrellevar su viudez, al tiempo que trata de cuidar de su hiperactivo hijo (Noah Wiseman), mientras trabaja a tiempo parcial como enfermera en un asilo, y no podemos dejar de sentir pena por ella, por los constantes problemas que su hijo tiene en la escuela por comportamiento violento, y también cómo la gente se va a alejando de ellos.

Hasta que el pequeño le pide que le lea un “cuento”: Mister Babadook, el cual, es tan aterrador no sólo por la narración, sino por unas tremendas imágenes (adjunto algunas), que la madre es incapaz de concluir la historia. Ella se deshace del libro, pero el libro regresa a ella de muchas formas. El niño sí, es un personaje fuerte y muy consciente de que el “monstruo” no sólo es real, se alimenta de los miedos de cada quien, y…. no diré más.

La evolución del personaje de la madre abnegada a la “momster” es espectacular, aunque al principio sentimos lástima por ella, su dominio gestual nos produce pavor, como un Jack Torrance; sin embargo el joven y debutante Noah Wiseman (inmejorable) no le va a la zaga, y aunque al principio es el niño hiperactivo y violento, también es decidido y con un gran amor a su madre, a pesar de los conflictos emocionales que hay entre ambos.

Kent explota mucho este  punto, mientras asistimos al despeñadero  de los profundos traumas de su personaje.. Por otro lado hay que comentar el horroroso libro, hecho TAN a la manera para manos pequeñas, forrado en tela y con esas ilustraciones pop-up, y que  el monstruoso Babadook, que recuerda TANTO al cine mudo y al  expresionismo alemán.23BABADOOK4-articleLargeMisterBabadook_scare_600

Aunque sin duda el cine mudo fue de gran influencia para la directora, Babadook es mucho mas que un filme de terror, como El Orfanato, ahonda en temas mucho más profundos (la maternidad, el duelo, lo inconsciente, etc), esto es el eje de la cinta ; hay que hacer hincapie en el dominio de la cámara y del uso de las imágenes oníricas, leves, (tal como son en los sueños)

En suma, es una gran cinta de horror psicológico, bien ejecutada, llevada magistralmente, que sin duda nos hará familiarizarnos con ciertos miedos, pero también una fábula sobre llevar una relación sana con nuestros miedos, es además a ópera prima de Jennifer Kent, así que quizá nos dé más sorpresas.

p.s. Muy tarde me doy cuenta que, dado el éxito de la película tanto entre la crítica especializada como entre el auditorio, se imprimieron unas 6,000 copias de “The Bada-book, a children’s  book that is not for children”,  los cuales, se agotaron en poco tiempo. Quizá haya una reimpresión,

más información en thebabadook.com

Tanto Silencio en común


Todo era un caos, un griterío en el centro, y yo los escuchaba a todos y a ninguno cuando la sentí; era su mirada, posarse como un pajarillo, en mi cuello que el rapado por la mitad dejaba expuesto; mi piel se erizó como un pezón, y escuché una voz, viril, y conocida:

-¿quién es esta chica con aspecto de Suicide girl?

Seguir leyendo

Depresión Tropical


Soy, de un país tropical, lo bendijo el Señor. Y bonito por naturaleza. Sol impío al mediodía, monzón en las tardes. Por lo cual no es raro que, después de estar un rato bajo el rayo del sol, y al mojarme sin pretendérmelo, ya estuviera con un persistente dolor de garganta.

Empezó con un dolor tenue, en el oído, que sentía al pasar saliva y agua. Y después, el dolor no se iba, era cuestión de esperar dar otro trago. El té chai que me ayudaba malamente me hacía sudar, el té chai con leche tiene este sabor extraño y agradable, como de un arroz con leche especiado.

Llego a casa y como por mecánica, empiezo a escribir sobre todo y nada, sin detener demasiado mi atención en ninguna cosa… hasta que aparece él. Qué extraño descubrir que no es quien te roba el corazón, sino el que te lo devuelve, ni quien te mueve el piso sino quien te centra.

Recuerdo cómo es vivir con un hombre, despertarse juntos, quizá esperarle por las tardes, comentar sus días, dormir juntos abrazados bajo las sábanas ardientes… y esa manera de despertarme que a veces tenía y siempre le agradeceré.

Tiene tanta suerte el cabrón de que aún lo quiera tanto, como para que encima, piense en él, joder.