La Lección de Ingles (sí, sin acento)


Enseñaba inglés en un colegio particular, desde el insoportable pollito-chicken, gallina-hen de los párvulos, hasta preparación de exámenes de otros alumnos más exigentes, y es que, como teacher, tenía alumnos de todas las edades, aunque, como es de imaginarse, el grueso del estudiantado eran los púberes; y de todas las clases, niñas fresitas de la ley del menor esfuerzo, hijos de papi mimados, becados pobres, obreros que necesitan el papel, aunque de todos modos seguía siendo un  colegio caro.

Tenía un alumno (no recuerdo ni su nombre), particularmente desmadroso. Me caía muy bien, y de no haber sido la profesora, creo que hubiéramos sido los vándalos de la clase, mandados juntos a la dirección. Cierta vez, que estaba explicando las diferencias entre ” his” y “hers” (posesivos del inglés), me preguntó, con total desenfado:

-Oiga Teacher, ¿y si es un homosexual?’– Quizá pensó que me turbaría o no sabría qué contestar.

Quizá ignoraba que en mi día, también fui estudiante, y joven, por lo que tuve la respuesta presta,  la irreverencia, a flor de labios:

-Si es activo, “his”. Si es pasivo, entonces “hers”.

La clase porrumpió en una sonora carcajada.

Como era de esperarse, a fin de semestre, destripó. Y como era de esperarse, fue a rogarme que le diera “otra oportunidad” a la sala de maestros, donde revisaba unos exámenes. Era la tarde de un viernes y no había nadie más, todos se habían fugado a la playita.

-¿Pero qué estás haciendo aquí? No puedes pasar….-recuerdo que le dije.

-Es que, necesito aprobar este semestre, no puedo decir en mi casa que troné-Dijo muy angustiado

Bueno, pues creo que eso lo hubieras pensado a mitad de semestre. Ya es muy tarde y ahora no puedo hacer nada por ti. Si me hubieras dicho, podía haberte dedicado más tiempo, quizá a domicilio y sin cobrarte nada…

-Pero es que si se enteran de que no ha servido la lana que han tirado en el curso…

-Pues sí que han tirado una lana, pero  total, tendrán que enterarse algún día. Si quieres, puedo hablar  con ellos, preparamos el examen y lo vuelves a presentar otro día…

No-me atajó- debe haber una manera. Aquí y ahora.– En este momento, su mirada cambió de la del colegial temeroso a las promesas del amante.- Me tomó la mano, y le dió un giro a la conversación:

-Usted es preciosa. Enseña y enseña muy bien, pero en este semestre no me ha enseñado más que las piernas, y quisiera ver más. Usted tiene la culpa de que no haya aprendido nada.

Seguir leyendo

El Sutil Arte de la Mamada


Para Tí, mi Cielo

La sabrosura debería ser una materia  desde quinto de primaria (y es
que no hay quinto malo). Es más, debería ser obligatoria junto con la
cachondería. Y el examen profesional de la carrera debería ser  dominar
el fino arte de la mamada . Y es que eso de bajar al río parece fácil,
pero no a cualquiera se le da. N’ombre !! mientras más aprendo más me
convenzo de nunca acabar mi aprendizaje del sutil arte del wawis.

Hace rato dije que me curé de mi Envidia del Pene;
y (quién lo diría) fue gracias a un hombre, que me hizo sentir más
mujer que… (pff! para qué entrar en detalles de algo  incomprensible de
transmitir al interlocutor) Sólo digamos que antes de estallar en una
sensación plena de felicidad, bienestar, placer, alcancé a dar gracias
a Dios por haber nacido y comprender mi propósito en la Tierra  (oh sí, así que nací para ESTO, gracias gracias Padre mío!),
y a él , que no me alcanzaría la existencia para agradecer, el darme el
significado más placentero de lo que conlleva el ser mujer,  antes de
que las puertas del Nirvana me dieran en las narices
y los ángeles cantaran mi ascenso. Sentí las patitas como las de
Cytheria después de bañar la cámara con su chisguete, el cerebro espeso
espeso, como de cajeta… y cuando el me vió con los ojos perdidos me
preguntó si estaba bien:

-!!Shhttt!! cállate, estoy oyendo el coro de ángeles y arcángeles : Aleluya, Aleluya !! Aleee luuu yaaa…

Y es que un blowjob bien hecho, no sólo no se le niega a nadie y es de agradecer, sino que amerita un post mínimo. Aunque se oiga mal y si me permiten el oxímoron, no es cualquier mamada : Así como ustedes los hombres agradecen la  chimuela-mordelona con rusa y garganta profunda, a nosotras nos mata (literalmente ) un hombre con ese regalo del Cielo llamado : Orgasmo clitorídeo con lengua. ¿Que cómo se obtiene eso? Sepa, hay algunos pocos privilegiados que son succionadores natos con lengua de taquito y otros maestrísimos que se han hecho con la práctica… De hecho, por estar con mi pareja, compenetrados, valga la redundancia, sé exactamente lo que quiere y en el momento que lo quiere, pero de verdad, que la primera vez cuesta reteharto trabajo saber por dónde empezar y ustedes nos facilitarían las cosas si nos dijeran… no todo, porque se acaba el chiste y me siento como en guión de pelícual porno gringa, pero alguna pista…

Algo que he descubierto es que a ustedes les da pena pedirnos que nos bajemos por los chescos… Y no debería, darnos pena, digo, es algo natural. Aunque a veces en el pedir está el dar… Y así, amig@s, asistiremos al evento inaugural del amor libre de restricciones.

Pero estábamos en lo de mi alcoba y yo toda  empelotada: ¿Pss qué pasó, que sentiste o qué tienes ? me dice él . Ángel mío, cómo decirle, cómo explicarle a él  !A ÉL, cariño, mi vida, criatura de rubí, que me declaro incapaz de expresarlo en términos humanos ?? No sólo me sentí plena, se me olvidó por completo y para siempre mi envidia del pene, me importó literalmente un pito qué se siente penetrar, si con ello tengo qué sacrificar las emociones que sentí: Man!  I feel Like a woman!

Y es que a raíz de que publiqué mi artículo sobre la Envidia del Pene, contra todo pronóstico, he recibido cartas de mis caballeros lectores, que temen (algunos, no todos), declarar abiertamente su envidia por el clítoris, órgano único, con una función específica y única : causar placer.Quizá sienten que al declararlo comprometen abiertamente su “virilidad” qué quién sabe qué sea eso. Se preguntan qué se siente el placer en la mujer, el ser penetrada, y  es que sentimos (al menos yo siento) abarcar al hombre, de alguna manera, poseerlo, dominarlo, adueñarse de las emociones de él,  tener a tu wey clavado en la textura y … la sola idea es excitante… Pero ése, queridos lectores, es otro tema y deberá tocarse en otra ocasión.

Así que, ya saben… si los vienen persiguiendo en la calle unos chivos, péguensenn a la pared, o bájensenn a la banqueta… ándenless

Mamá, Soy Bugambilia


Estábamos viendo  una peli de Scarlett Johannson (creo que era Match Point), y al verme cómo se me caía la baba viéndole todo, un amigo de toda la vida me dijo:

-No mames, a mí no me engañas, !! eres bizbirije !!

-No mames, cómo cresss, sabes que me fascinan los hombres…
-See, pero también las mujeres, no te engañes, ya sal del clóset…

Touché.Y pues sí, lo reconozco, me gustan (algunas, no todas) las mujeres. Pero siempre he recurrido al argumento de que las veo y admiro nocomo al objeto de mi afecto, sino con la enajenación de quien ve una obra de arte. Eso son para mí las mujeres bellas: una obra de arte, y ustedes, caballeros, no me negarán, que la cara de Natalie Portman, los senos de Monica Bellucci, las nalgas de Vida Guerra y toda la Johansson es obra de un Arquitecto Maestro,  Divino…. a verrr, díganmeen ! Estoy deseando que alguien me contradiga !!

lesbian-Sí, pero eres la única mujer que conozco que lo admite abiertamente y tan a la defensiva…
-Okey, pero considera esto… a mí me gustan los niños no? Y eso no me hace pedófila, del mismo modo que a tí, que te encantan los perros, no te hace zoofílico, ¿verdad?
-Pero es distinto, tú las miras hasta con lascivia…
-Pues sí, la neta, pero ¿n
o te imaginas besando, y abrazando a aquellas diosas? ¿no se te hace excitante el que dos mujeres hermosas, se hagan cosas hermosas una a la otra? ¿No es lo sublime de la belleza?
-Ay, cre
o que me estoy excitando, goeeey….


lesbian3Y, partiendo del mismo principio, no entiendo cómo para muchos hombres es recurrente la fantasía del lesbianismo, (de ahí el éxito del porno lésbico, del grupo Tattoo, o el que esté de moda declarar a los cuatro vientos y a la menor provocación !SOY BIZBIRIJE, Y QUÉ !!, ¿o no   Megan “Mega Foxy” Fox ?)y no lo es en cambio,  la del homosexualismo. Es decir, en ambos casos hablamos de seres humanos hermosos, pero como que al ver homosexualismo como que sienten que comprometen una parte de su “virilidá”. Que quién sabe qué sea eso.

Como sea, si es que soy eso (una bisexual de clóset) no estoy que me muero de las ganas por averiguarlo. Igual me aviento un trío y en una de ésas se da. Espontáneamente. Pero no me imagino a mí misma escribiendo o leyendo un anuncio de :

XXX Joven morena, salerosa, en mis veintes, bisexual iniciándome,

¿me ayudas? Ya mamé 55 -55-55-55


Como sea, sé de muy buena fuente que los pezones de la Johansson son de aurela rosácea. Pinche viejononón, cómo se fue a casar. Pinche Ryan Reynolds, no me imagino cómo (y por dónde) se la tira. Bueno, sí.

imagejpeg@DiosaCoronada (Dulce de Reyes) se declara  admiradora de la belleza en todas sus formas (animales, obras de arte, música, mujeres hermosas…) y no siente que por ello pierda su orientación sexual.

No obstante, cree que igual cae en la tentación… si es lo que siente en ese momento, y no fruto de una moda pasajera…

Popsickle


Qué pinche frío hace. Ni ganas de salir a trabajar tenía por temor a que se me congelaran las méndigas patas. Sólo se antoja estar todo el día metida en la cama, echarse un caldo bien caliente (y de preferencia con pescuezo). Y luego comer. Y volverse a encamar. Y echarse otro caldo. Y un chocolatito calientito viendo The Diary of Bridget Jones (placer culposo, sí) Pero es que esa película, es tan  graciosa porque -ya lo dijo el buen Homero J. Simpson- no me pasó a mí. Y vóytelas, en eso,  que suena el teléfono:

-¿Qué onda preciosa? Mi amigo está muy decaído porque antes lo saludabas de beso y ahora nada,  ni un pinche apretón de manos…

-Uh? Ah pus es que soy un poco brusca. Quizá sí lo he zangoloteado un poco,  pero al final lo trato con mucho cariño y lo sabes. Sorry.

-Pos no sé. Está sentido contigo.
-Uy, ¿crees que si lo invito a cenar ostiones se aliviane ?


-Igual, pero los ostiones se los disparo en su concha.Oye, ya te debo el gasto de tu quincena, ¿no mamacita? Tengo en acá en casa como medio kilo de chorizo, que te vas a tener que comer, no se vaya a echar a perder…

Jum. Touché.

-Poss . . . Jálate, pa’ca, no?

Seguir leyendo

Ostiones en su concha


Una tarde de febrero, tómela barbón,  que recibo un mensaje de Él. Decía así:

Qué onda, sabrosa. Como que ya es hora de ponerle mayonesa al camarón, no? ;)

Jijiji.Tan lindo él, lo amo mil.Y que le tecleo la respuesta (bien apretada yo, pero dándome a desear) :

Camarones? Aysh, pero ya sabes que a mí me gusta peladito y a la boca . . .

De seguro no va a apoder aguantarse las ganas de contestar. Y como a los tres minutos:

O mejor aún, mi reina, tú misma los pelas con tus deditos y tu boquita. Es más, te disparo los ostiones.

Juarsjuarsjuars. Yo estaba desatada  (I’m that slutty) y a punto de decirle que sí, pero con la condición de que se bajara por los chescos en super-chinga, cuando llega un megarreporte de chingomil páginas y entons ya no me pude juir de la oficina. Sólo pude hacer una llamada fiingiendo una consulta médica, llamando ejem a mi doctor de “cabecera” pa concretar una cita y ya.

Nos quedamos de ver en un restaurante que está por Hamburgo.Se tardaba horas en llegar, tons me fui a ver los libros. Estaba viendo una compilación chigonsísima de las mejores portadas de Batman de todos los tiempos, cuando me dan acaso el beso más cachondo de mi vida; abrazándome desde atrás, me restregó su respetable virilidad erguida en las nalgas, llenó sus manos en mis pechos, que suavemente comprimió, y sentí su vaho húmedo y caliente en la nuca:  algo se me escurrió entre las piernas, es mi cuerpo, que ya está preparado para él.

-Te veo en el baño en cinco minutos- le murmuré, ya húmeda.

El se rió con su risa de cascada, o más bien de tromba. No, me dice, te invité a comer. Sentados en la mesa, muy decentitos, (yo más bien decentona); el aperitivo fue un carpaccio di salmone, seguido de canelones de champiñón al formaggio parmaggiano, bien maridados con un vino ligero. No quiero pensar en lo que se gastó en el menú, estoy demasiado ocupada concentrándome en no mamársela debajo de la mesa . Pero discretamente se la acaricio al amparo del mantel, y es así como sé que me desea. Mucho . Me encanta este hombre; todo el día está bien pinche filoso, y cuando el mesero se da la vuelta, él se aferra a mi mano (que está sobre su tremendo paquete) y la sacude con fuerza y convicción:

-Peeeeero con confianza, mamacita . . .

No pos sí. Estoy viendo la pared color salmón. He leído que, sexualmente, los hombres son muy visuales. Estoy viendo la pared color salmón, porque en esta posición no lo puedo ver a él. Sólo siento la fricción del mete-saca, y lo siento ponerse más grueso y firme, lo escucho jadear, no soy religiosa pero Dios Mío, qué vergazos. Empiezo a montarlo con decisión, empiezo a empalarme en su estaca enhiesta. Qué rico ordeñarte a pepazos. Tengo el mejor asiento del estadio y sólo veo tu expresión extática de ver -ganar a tu equipo.El happy ending está muy próximo. Y mis rodillas ya no aguantarán mucho. La cama se cimbra antes de escuchar mi propio grito desgarrado. Pero él, nada, totalmente inamovible. Es el efecto-camarón. Cuando termina de correrse adentro, creampie,que le llaman,  sigue erecto, como si nada.

Minutos después de salir de ahi, salgo hecha otra. Nacida de un hombre. que me volteó al derecho y al revés, gritando de felicidad, con las piernas flojas, para que la chica de que una parejita que va pasando por ahí le diga con señas inaudibles a su galán:

Mira, esos dos de ahí, vienen de ponerle mayonesa al camarón . . .

Mamadas Ejemplares


Estoy acostada en tu cama pensando que eres un niñote: anime al por mayor en las estanterías, consolas de última generación con los juegos de moda, la cama llena de peluches de Cowco y un crucifijo en la cabecera, por todos lados muñequitas de Final Fantasy o de chicas de proporciones imposibles que blanden espadas y otras armas. No dejo de pensar que son bastante fálicas. Hace calor, ¿qué horas serán?

En eso entras tú, bello y desnudo. Entras con la belleza de tu desnudez, con toda tu desnuda belleza y tu prominente animal colgando, y echando los sesos por la cabeza. ¿Todo bien? Te pregunto,  mientras te acurrucas entre mis pechos. Siento tu aliento, tu barba me hace cosquillas. Mi niñote. Estos peluches -dices tú- han visto demasiadas cosas el día de hoy. Espero que no se hayan quedado sordos, te contesto. Empiezas a besar mis muslos abiertos, acaricias mis pezones con dulces violencias; alguien quiere revancha.

-No, mejor no, espérate. Qué tal si llega tu mamá- te digo yo, más para convencerme a mí que a ti…

-Ya te dije que no pasa nada . . .

Tengo miedo, ese miedo-exitación bajo el cual es una delicia hacerlo con el temor de ser descubiertos, pero tal vez por ello mismo,  dejo proseguir. Entonces siento algo duro y suave, jugando entre mis labios vaginales, está humedo, ahora dentro de mí, es tu lengua, que no deja de probarme, de lamerme, de penetrarme,  quiero oponerme pero me rindo fácilmente en el placer que nace y no acaba de nacer. Vaya que sabes lo que haces porque en un momento, lo tomas entre tus dedos y me dices: Estás muy erecta el dia de hoy. Te digo: Acuéstate, quiero mamártela.

Seguir leyendo