Fallece el Caníbal de Playa del Carmen


En este blog hemos comentado en ocasiones anteriores esa milenaria y sabrosa tradición tan mexicana que es  el canibalismo, desde los tiempos en que los aztecas organizaban tremendas comilonas, hasta que los españoles los convencieron de hacer el pozole con carne de cerdo en lugar de cristiano, ya que, aparte de evitar guerras floridas, el sabor era casi el mismo.
He leido atentamente la nota, y aunque en tiempos recientes no han faltado quien haga el honor a tan rancia tradición, vale la pena leerlo.Publicado originalmente en Ensinembargo* (cursivas mías)
Ciudad de México, 14 de sep – En diciembre del 2004 fue encontrado el cuerpo de hombre que había sido devorado por su compañero sentimental por una deuda no saldada y que serviría para comprar solvente para drogarse. Gumaro de Dios Arias, alias “El caníbal” de Playa del Carmen, murió de SIDA el día de ayer.
Pasó sus últimos días en el Centro de Readaptación Social de Chetumal. A los 7 años lo violó su tío. A los 18 entró al Ejército, probó drogas, apuñaló a un teniente y desertó. Violó a un sobrino, atacó a una monja y mató a un hombre a machetazos. Luego se comió a su amante. Una complicación pulmonar ocasionada por su enfermedad inmunológica le quitó la vida a este caníbal, quien de no ser reclamado será enviado a la fosa común.
Su historia, digna de un thriller de Hollywood, ha sido publicada en algunos libros, reportajes especiales en varios países y en cortometrajes de cine y televisión. La víctima, de nombre Raúl González “El Guacho”, fue asesinada luego de la discusión, según la descripción de “El Caníbal”. Él mismo lo ató de los pies con una soga y lo colgó como si fuera una res en una palapa en Playa del Carmen, Quintana Roo, cerca de Mayakobá. Luego descuartizó el cuerpo para preparar un caldo con las vísceras.
En una parrilla asó el corazón, algunas costillas y un riñón, y cortó en filetes el muslo izquierdo, que cocinó con una salsa de chiles verdes, cebolla y tomate.“Sabían como a barbacoa”, ha narrado en múltiples entrevistas Gumaro de Dios Arias.

Apología del Canibalismo


El canibalismo es la  conducta de alimentarse de miembros de la propia especie. Cuando se refiere a esta conducta entre humanos, se llama antropofagia.

Aunque sucede en forma más o menos regular en el mundo animal,  y en especies tan disímiles como cocodrilos, tiburones, y de modo bastante frecuente entre arácnidos, (incluyendo escorpiones), mantis, perros y gatos, entre los humanos, aunque practicada en algunos grupos sociales, es considerada, cuando menos, un delito grave o síntoma de desequilibrio.

La propia Wikipedia se refiere a ella como ” una práctica socialmente rechazada y legalmente sancionada (sic), los casos particulares en sociedades occidentales, actualmente se relacionan con situaciones extremas de hambre, criminales o personas con profundos problemas psicológicos”. Aunque la versión en inglés de la misma fuente no es tan cerrada y admite que es aún practicada en Liberia, Congo entre otros, y especifica que, muchas veces  no está tipificado como un crimen en E.U.A. y varios países de Europa (como el Caníbal de Rottermburgo puede atestiguar), regularmente se penaliza como asesinato y desecración de un cadáver.

Se trata de una sana costumbre que se ha practicado a lo largo de la historia y en todo el mundo, desde  Europa, sobre todo España, Francia y Alemania, entre los orowai, tribus de Melanesia, Pacífico Sur, FIji, entre muchos otros. Una creencia común es que se practicaba como producto de una hambruna (o intención ritual). La verdad es que no siempre éra este el motivo, sino por lo que se denomina canibalismo gastronómico (!)

Por supuesto, nuestra nación tiene una larga y hermosa tradición en el canibalismo, como esa deliciosa receta ancestral del “pozole de carne humana” original; que fue sustituida prontamente con el cerdo por los escandalizados evangelistas españoles, o la costumbre de llevar sal a la guerra, con el propósito de conservar mejor a los prisioneros de guerra y tener una reserva para la familia. O más recientemente, el caso de José Luis Calva Zepeda, “”El poeta caníbal”, quien redefinió el término de “comerse a su novia”.  Quizá el único ejemplo que pudo salir bien librado de la experiencia, ser readaptado a la sociedad e incluso ser una especie de celebridad es el japonés Issei Sagawa.

No obstante, en algunos casos, la “cultura occidental” tolera el canibalismo si es para salvar la vida propia, como el Sitio de Jerusalén (o de Tenochtitlán, o de Leningrado en 1930, la historia del asedio está plagada con capítulos del canibalismo) Donner Party o el caso del equipo de rugby del Vuelo 571 uruguayo.
En fin, los motivos del canibalismo son variados y no siempre comprendidos, no al menos bajo la “Lupa occidental”.  Siempre ha habido una fascinación por el tema, que ha inspirado seres de ficción como el propio Hannibal Lecter.

Gastronomía y Civilización


Salsa, s. Unico signo infalible de civilización y progreso. Pueblo sin salsas, tiene mil vicios; pueblo de una sola salsa, tiene novecientos noventa y nueve. A salsa inventada y aceptada, corresponde vicio re- nunciado y perdonado.

-Ambrose Bierce, Diccionario del Diablo.

Cierto científico (disculpen si mi memoria me falla, inequívoco signo de mi avanzada edad), mencionó que la civilización de un pueblo no radica en el descubrimiento del fuego, ni en la invención de la rueda, ni mucho menos con la primera constitución o conjunto de leyes, sino por el contrario, en su tradición, ciencia y técnica culinaria, en hacer platos, cada vez más deleitables, no sólo al paladar, sino a la vista.

Estemos o no de acuerdo, debemos reconocer lo mucho de que se sirvió el hombre de la ciencia; descubrió que poniéndola al fuego, se suavizaba la carne y facilitaba la digestión; aprendió que agregando ciertas sustancias, los alimentos duraban más, (como la sal a las carnes, y los azúcares a las frutas), más aún, que ciertos alimentos tenían ciertas propiedades que les beneficiarían, si sabían aplicarlas, o perjudicarles, si abusaban de ellas. Más aún, conocieron el proceso de la fermentación y lo replicaron artificialmente para fabricar pan, vino, queso, que son la base de la civilización europea (no se engañen, no fue Grecia ni Roma). Los hebreos se apresuraron a excluir de su dieta a todo animal rumiante sin pezuña hendida, y de paso a todos los mariscos (Levítico 3:11:1 – 3:11:47)

Sigue leyendo

Meiwes o Mil Maneras de Cocinar Carne Humana


“!Estan locos si creen que no voy a pelear; no sólo las regalías, sino todos los derechos de lo que filmé!!Faltaba más!”. Sólo eso le faltó agregar al alemán Aemin Meiwes*, mejor conocido como “El Caníbal de Rottermburg” cuando en 2004 fue condenado  en la corte provincial de Kassel, Munich, Alemania, a ocho años de prisión. Su delito (o deleite): haberse comido a su compatriota, el ingeniero berlinés Bernd Juergen B., con el consentimiento de éste.

El Chef

Meiwes, de cuarenta y dos años, no sólo le cumplió a Juergen su deseo de ser devorado, sino que además videofilmó en tres partes-hoy sumamente esperadas por los que toda la vida han anhelado ver un verdadero film snuff- desayuno, comida y cena de carne humana. Por el momento, la corte que resguarda las cintas ha dicho que “nunca estarán a al venta”; sin embargo, legítimamente los VHS son propiedad de Meiwes, quien ya ha girado instrucciones a sus abogados para iniciar el rescate legal de lo que le pertenece.

Sigue leyendo

Rammstein rinde tributo al caníbal de Rottemburgo


El siempre controversial grupo alemán  rinde así tributo a Armin Meiwes, “El caníbal de Rottemburgo”,  (quien en 2006 interpusiera una demanda a sus compatriotas por las referencias antropófagas en la canción “Mein Teil”) con esta portada de su disco Liebe is für alles da:

 

El Caníbal de Kobe


Issey Sagawa: sus inicios.La historia verídica de un hombre que hizo realidad el canibalismo. Lo que comenzó con un inocente sueño en su niñez fue llevado de una extraña manera a la vida real.

Esta es la historia de Issey Sagawa, el canibal japonés (que vive actualmente libre).

Un hombrecillo extraño que nació en Japon. Un hombre con manos y pies pequeños, poseedor de una inconfundible cojera, y una peculiar voz de mujer. Particularmente tímido.Hijo de un multimillonario, Akira Sagawa, presidente de Kurita Water Industries en Tokio, era consciente de no ser atractivo para los ojos de las mujeres.Inteligente, obsesionado con las femmes altas de rasgos occidentales, quería tener consigo a “la mujer perfecta”.
Mientras estudiaba Literatura Inglesa en la Universidad de Wako, comenzó a relacionarse con una alemana que daba clases de idiomas. “…Cuando me encontré a esa mujer en la calle, me pregunté si podría comerla…” confesó Sagawa en una entrevista.
Un día de verano, la siguió hasta su apartamento, se metió por la ventana e intentó matarla. La mujer se encontraba dormida, y con poca ropa, lo que despertó aún mas el deseo de Sagawa, quien busco desesperadamente algo para apuñalarla o golpearla, hasta que finalmente encontró un paraguas.
Sigue leyendo

El niño Caníbal


El Niño Caníbal de Virulo ! Cantemos todos:


Yo soy un niño canibal nadie me quiere a mi
no me quedan Amiguitos por que ya me los comí,
Por que ya me los comi.
Sigue leyendo

El reino Caníbal


Sherburne Cook fue el primer antropólogo moderno que abandonó el enfoque sentimental del sacrificio azteca: “Por muy potente que sea, ningún impulso puramente religioso puede mantenerse con éxito durante un periodo considerable de tiempo en oposición a una resistencia económica fundamental”. Cook sostuvo que la guerra y los sacrificios aztecas formaban parte de un sistema para regular el crecimiento demográfico.

Cook calculó que el efecto combinado de las muertes por combate y los sacrificios humanosproducía un aumento anual del 25% en la tasa de mortandad.Puesto que “la población alcanzaba el nivel máximo compatible con los medios de subsitencia […] el efecto combinado de la guerra y los sacrificios habría sido mu eficaz para controlor cualquier incremento demografico indebido”.

Sigue leyendo

Tlacatlaolli o Pozole de Carne Humana


¿Quien dijo que los aztecas no eran ciivilizados? ¿Acaso no se comían a su prójimo?

-Rius

Una bonita tradición de nuestros ancestros (que deberíamos poner en práctica con ciertos políticos pasados de tamales) era la antropofagia o canibalismo. Durante rituales para aplacar al sediento apetito de sangre de Huitzilopochtli.Aunque las prácticas de guerra, el cautiverio de enemigos, el desollamiento, la autoinmolación, los sacrificios humanos y la antropofagia, formaban parte de la vida cotidiana y la complicada religión; los conquistadores interpretaron estos hechos  como opuestos a la fe cristiana y como una clara justificación para imponer su religión, pues consideraron que estos actos eran cosa del diablo.

Una de las recetas con más tradición era el pozole, o tlacatlaolli, cuya base, como ustedes saben, era la carne humana.  Más tarde, los “civilizadores” españoles habían de cambiar el ingrediente principal por el sucedáneo de sabor más parecido y que tenían más a la mano: el cerdo.

Una receta famosa del tlacatlaolli es esta:

Sigue leyendo