Fallece el Caníbal de Playa del Carmen

En este blog hemos comentado en ocasiones anteriores esa milenaria y sabrosa tradición tan mexicana que es  el canibalismo, desde los tiempos en que los aztecas organizaban tremendas comilonas, hasta que los españoles los convencieron de hacer el pozole con carne de cerdo en lugar de cristiano, ya que, aparte de evitar guerras floridas, el sabor era casi el mismo.
He leido atentamente la nota, y aunque en tiempos recientes no han faltado quien haga el honor a tan rancia tradición, vale la pena leerlo.Publicado originalmente en Ensinembargo* (cursivas mías)
Ciudad de México, 14 de sep – En diciembre del 2004 fue encontrado el cuerpo de hombre que había sido devorado por su compañero sentimental por una deuda no saldada y que serviría para comprar solvente para drogarse. Gumaro de Dios Arias, alias “El caníbal” de Playa del Carmen, murió de SIDA el día de ayer.
Pasó sus últimos días en el Centro de Readaptación Social de Chetumal. A los 7 años lo violó su tío. A los 18 entró al Ejército, probó drogas, apuñaló a un teniente y desertó. Violó a un sobrino, atacó a una monja y mató a un hombre a machetazos. Luego se comió a su amante. Una complicación pulmonar ocasionada por su enfermedad inmunológica le quitó la vida a este caníbal, quien de no ser reclamado será enviado a la fosa común.
Su historia, digna de un thriller de Hollywood, ha sido publicada en algunos libros, reportajes especiales en varios países y en cortometrajes de cine y televisión. La víctima, de nombre Raúl González “El Guacho”, fue asesinada luego de la discusión, según la descripción de “El Caníbal”. Él mismo lo ató de los pies con una soga y lo colgó como si fuera una res en una palapa en Playa del Carmen, Quintana Roo, cerca de Mayakobá. Luego descuartizó el cuerpo para preparar un caldo con las vísceras.
En una parrilla asó el corazón, algunas costillas y un riñón, y cortó en filetes el muslo izquierdo, que cocinó con una salsa de chiles verdes, cebolla y tomate.“Sabían como a barbacoa”, ha narrado en múltiples entrevistas Gumaro de Dios Arias.
Los testículos de su amante se los comió en un caldo con chile y limones. El platillo le duró varios días. Después de la preparación de su comida se quedó dormido y permaneció junto a los restos. Fue denunciado por vecinos de la zona y posteriormente detenido. Primero ingresó al Centro Federal de Rehabilitación Psicológica de ciudad Ayala, Morelos por orden de un juez que le diagnosticó que era esquizofrénico paranoide.

Ahí le detectaron SIDA y fue enviado de regreso a Chetumal en septiembre del 2008. En un episodio estando en la cárcel, se cortó la oreja para comérsela. “Extrañaba el sabor de la carne humana”, dijo. Era originario de La Azucena en Cárdenas, Tabasco. Lo llamaron Gumaro debido a la afición futbolística de su padre. Era el mayor de once hermanos y debido a que fue violado por su tío cuando tenía siete años se volvió reservado y ausente. Según el investigador Víctor Alós Yus, el hecho cambió su vida y preparó su camino al crimen, creció con vergüenza y dolor que rompieron su débil mente infantil. En 1996, su padre lo persuadió de darse de alta en el Ejército y allí probó las drogas. Diversas versiones periodísticas señalan que desertó en 1998 tras acuchillar a un teniente. Después violó a un sobrino y atacó a una monja, por el robo de unas camisas y una grabadora estuvo un año, seis meses y nueve días, después emigró a Chetumal.

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s