Dulce como el primer beso… del Sancho


Leyendo la columna de Pedro Miguel en la Jornada, sobre cómo socialmente es percibido como aceptable lo que aquí en México llamamos “El Sancho” (es decir, el amante de la mujer casada), y lo negativo que es cuando la infiel es mujer; y pude notar el efecto de primerísima mano; me fuí al mercado que se pone los lunes acá en el centro urbano de Izcalli, y los fruteros (que en ningún momento me dejaron de ver las nalgas), me ofrecían de su mercancía:

-“Mire noooomás, !chulada!, “qué buenos melones”, “qué delicia”, etc.

11117026_845694875484961_1153129628_n

y yo, que pus tenía que comprar, pedía un kilo de esto y otro de aquello y dos de lo de más allá, y ellos me daban de todo, y yo más me ponía a tragar:

-Ire nomás, unas fresas para que le haga un licuado al marido …¿o al novio?
-Lleve unas naranjas para el jugo del patrón!
-Mire, chulada, melón dulce como el primer beso…

-… pero del Sancho!– Comenté yo muerta de risa…..

Pero ellos no se rieron. Se limitaron a verme con cara de “írala, tan buenota y tan cínica la móndriga, ingrata pérjidaa” Uno de ellos se acercó y me preguntó – Ay a poco usté tiene sancho?

-Ay ps a poco no?- Contesté yo, pagando y dejándolos con su cara, ahí a media plaza.

Espíritu Sancho


A propósito del artículo que publiqué antes “Cuida con quien compartes tu energía sexual”, me topé con esta maravilla de Pedro Miguel, donde aparte descubrí, oh, belleza de  vocablo, una de esas perlas bellísimas, intraducibles al inglés que ustedes saben que colecciono: la joya pues, es : Mancornadora.

Luego, soy una mancornadora, ingrata, pérjida y casquivana. Si no la han leido, corran a hacerlo. Me quedo con este fragmento.

Y creo que cortaré toda la pagina y la pondré en un rotafolios. O un cuadro.

“Vistas así las cosas, miren ustedes qué paradoja, va resultando que si la mujer que le pone cuernos al marido merece ser llamada puta, el hombre que le ayuda a hacerlo tiene más bien una relación (así sea semántica) con la santidad. O sea que el lenguaje y la historia tienen sus trampas y no hay que descartar que esto venga de muy atrás. Puede ser que todo haya empezado cuando aquel tipo se disfrazó de paloma, aprovechó de la ausencia de un carpintero para yacer con la esposa de éste, (episodio en el que, para mayor agravio, la mujer quedó fecundada) y es conocido urbi et orbi y por los siglos de los siglos como El Espíritu Sancho”

http://www.jornada.unam.mx/2015/04/23/opinion/040o1soc

“Cuida con quién compartes tu energía sexual” y otras Trampas del New Age


Por ahí anda un link que siempre regresa a mi, se llama «Cuida con quien compartes tu energía sexual» , o algo así y francamente se me hace una mamada marca Linda Lovelace; ahora resulta que no sólo la religión monoteísta nos dice que no puedes cogerte a quién tu quieras, ahora también el New Age te dice  que debes ser monógamo por “salud espiritual”, algo tan debatible como imaginario.

Dicen queno es un nuevo descubrimiento, que los cristianos y el tantra, pero NO tienen NI UNA EXPLICACIÓN científica. Perdón, pero  esto es pseudociencia.

Yo he cogido con desconocidos y déjenme decirles que es lo mejor que me ha pasado; los chavos dan TOOODO lo de una relación en un ratito; todo el mundo debería hacerlo por lo menos una vez en la vida y ya luego me platican, Peeeero sobre todo las chavas que se ponen sus moños de “ah, es que lo amo”, “es que creo en la fidelidad”, “es que esto y aquello y lo de más alla”…

Déjenme decirles algo, su esposito o noviecito adorado, no la piensa tanto*. Y déjenme darles también  un mal consejo; los hombres son infieles muchas veces, y si no son pendejos, nadie se entera.

Lo que más me carga es que muy new age, pero sigue con la mentalidad pedestre de que el amor es algo que si partes, te quedas con algo cada vez más chico, cuando en realidad, mientras más das, más tienes.

‪#‎HeDicho‬

* Pongo esta apostilla porque hubo quien preguntó en Twitter si yo era muy acosada. No, mi comentario iba a enfocado a que si bien, no todos los hombres son naturalmente “infieles”, ningún hombre ha ganado una medalla por se fiel. No creo en la fidelidad, sino más bien en la falta de oportunidades o de tentaciones realmente fuertes. Pero allá ustedes si quieren creen en el ratón de los dientes.

Es decir, la fidelidad es un valor unilateral y sólo esperado en las mujeres. No digo que no haya hombres fieles, sino que no es lo esperado en su género, la fidelidad no es un “valor” para ellos, asi como la infidelidad, tampoco es algo excecrable ni inesperado.

Brujas Otra Vez


Ibamos en uno de esos tranvías que en los pueblos ya quedaron para ilustrar los medios de transporte de antaño y para hacer a los turistas guiadas, cuando nos comentaban que en el Cerro Fulano se aparece el Anima de no sé quien, que en la entrada de la Hacienda  como una mujer colgada, cuando recordé lo que me había dicho Mengano sobre su familia que vive en un pueblo allá olvidado de dios, donde por supuesto no hay drenaje ni agua entubada ni luz ni nada. Decía que la hija menor de la casa vio en el centro de la casa “como el moco de un guajolote” y se lo dijo a su mamá.

La madre salió, trayendo con ella un guajolote negro y gordo, y un palo y con él le empezó a dar una paliza al guajolote. Plumas negras salín volando, pero el animal logró escaparse.

Al rato regresa la madre y le dice a sus hijas: ¿Quieren ver qué era esa cosa que estaba en la casa?

Donde habían caído las plumas había cabellos negros, largos, de mujer.

Delicia Porn Star


Pobrecito blogcito mío tan abandonado. Pero muchas cosas han pasado. Trataré de ponerlos al corriente, según vaya pudiendo y en forma más o menos cronológica.

La primera es que casual, me invitaron a “participar” en una porno. Sí, una productora nacional. Pero el cuento tiene un prólogo. Hay un tipo cuyo nombre empieza con “A”, y termina con “lejandro”, quien me  stalkea en mis redes sociales cosa de hará tres años. Siempre me dijo que quería salir, que la chingada (y siempre lo mandé por un tubo) Ah, cómo era insistente. No podía decir “me gusta tal vestido o tal bolsa (carisisísimos)” porrrrrque me mandaba inbox “yo te los compro y que la mamada”. Pues block, porque pos quién se cree este para creer convencerme de salir con él con joyería Fendi y bolsos de PRADA (pos éste!). Y pasaron los años.

Mucho después,  me agrega una monita igual que él, con el perfil incompleto, pocas fotos, etc. Quesque muy fan mía y que la chingada. Y pues de buenas a primeras me invita a participar en una peli (XXX) . Le dije “de todo corazón, no”. Y así pasó un tiempo, luego me mando fotos de ella y sus chichotas, de penes de sus amigos, etc, unos pocos bonitos, otros realmente muy X. Me dijo que quería organizar una orgía de así y asá (nunca se concretó nada).

Y otro día me vuelve a “extender” la invitación; que necesitaban URGENTISISISMO una “actriz”, y que era para dentro de dos semanas, y que lo único que haría era mamar verga (lo puso con palabras bonitas, pero ps sí, eso tenía que hacer) Me explicó cuánto iba a ganar, y lo que tenía que hacer y dónde presentarme y todo, todo, todo.Yo estaba tentada por la lana y  ya muy pinche encandilada, cuando me  extiende la foto de mi “coestelar” (*cof coof*): Era el MISMO tipín al que le hice mil Home Runs. Yo solté la carcajada “de plano estos creen que estoy pendeja”, pero guardando la apariencia, así super pro. Todavía me dice la monita esta “¿quieres ver una foto de su pene?”; “Lo que quiero ver es sus análisis médicos”. Me dijeron que sin duda existían los tales análisis y que me los iban a mandar (cosa de dos días) Y como se imaginan, es hora que todavía no me llegan. Y así tiré por la borda una brillante y prolifiquísima carrera en el mundo del porno nacional.

Chín. Pude haber sido la Eva Angelina región 4:

tumblr_m7ka9jXXYG1qzabilo1_1280

Nací para perder.

Como Chivo En Primavera


tumblr_njxq4lSbfU1s6qi3ro1_540No sé qué demonios me pasa. O si me pegó duro la primavera. El caso es que ando que no me la acabo. A veces siento que tengo un apetito sexual como a otra gente le da hambre o se tira pedos; te echas tranquilamente el mañanero a las 6  a.m., lógico que a las 12 (o antes) ya tengo hambre. Y en la noche más.

Cuando me baja es peor, quisiera estar siempre en el guayabo. El otro día estaba en el RockShow platicando tranquilamente y carcajeándome con un wey que me platicaba de su fiesta de cumpleaños, y durante uno de los espasmos de la risa sentí claramente como me bajó un chorro de humedad caliente. “Es como la orina, pensé, pero la orina no es viscosa”. Debo haber hecho una cara tan graciosa que mi amigo me preguntó si estaba bien. Sí, todo esta bien.

No sé q tan cierta sea la teoría de que las mujeres tenemos “memoria vaginal” y guardamos la información de todos los mecates que nos echan y de paso desarrollamos adicción al semen…. pero no sé. No sé si es una segunda adolescencia, no sé si es un aviso de la naturaleza de “ya no estás tan chava, mira, los genes de ese wey, estarían bien en un bebeshito”

O no sé.

Hombres en Calzones


david-gandy-elle-styleCreo haber comentado estar en un grupo de Eróticos Anónimos, y creo también que por el simple hecho de comentar esto estoy violando las reglas 1 y 2. En el grupo está cierto chavo,  para evitar el oprobio de subir una foto suya semidesnudo, subió una de traje,  bajo la premisa falsa de  “los hombres en traje son el equivalente de las mujeres en lencería”. Lo cual me parece una pendejada.

Lo que quiero comentar no es eso, (el equivalente es un hombre en calzones…o menos) sino el curioso fenómeno de que … !las mujeres del grupo le dan la razón! Quien más, quien menos pero, sí, básicamente un hombre trajeado  lo encuentran igual de sensual (?), a pesar de que a mí me parece una pendejada al nivel de “las mujeres NO disfrutan tanto el sexo/no se masturban/no ven porno”, “los hombres son más visuales y las mujeres más “mentales”. Y demás pendejadas a cual más rebuscada. Coincido que muchos se ven sensuales en traje…. !PERO NO MAMEN! Un hombre desnudo es hermoso.

Vamos, me gusta ver hombres bellos en traje, pero no al grado de provocarme un orgasmo

Seguir leyendo

Cuento con final feliz


¿Y cuando fue la última vez que me los echaste en el hocico?- exclamó la dulce princesa

Palabras


“No pongas palabras en mi boca”, dijiste.

En tu boca pondría muchas cosas, pero palabras, nunca.