Virginidad Masculina

En la Universidad nos pusieron el ejercicio clásico de integración de “Hay una bomba nuclear y sólo el grupo 210 de Comunicación sobrevive…”¿Qué harían?” Obviamente, en algún momento salió a relucir la cuestión de la pulsión sexual, y cómo abordarla.

Uno de los compañeros (de aquellos que, siempre quiere tener la última palabra), se me acerca un poco jactancioso de no tener esas urgencias tan “carnales”:

-Pues yo, no tengo esa preocupación y no me inquieta hasta que la tenga…
Yo, echando por la borda su argumento y captando el otro mensaje, le contesto:
-NO MAMES, wey… ¿Neta eres virgen?

El, mirándome muy serio, se dio cuenta que la había cagado (aún teniéndolo TODO para  cuestionar mi  cuestionamiento), sólo dijo:

-No voy a contestarte a eso-  E hizo algo que nunca le he visto hacer: Abandonar un debate.
Ahora. No creo que el asunto de la virginidad masculina sea vergonzosa. Uno de los asuntos que interesan a las feministas es justo retirar la idea de que los hombres “padecen” una pulsión sexual más fuerte que ellos, que los “obliga” a hacer cosas terribles (como violación, abuso infantil y zoofilia)

PERO sin duda, él si lo cree. Tanto, que aun teniéndolo todo para cuestionar mi cuestionamiento, la presión y la poca deconstrucción hizo que prefiriera evadir el debate. Creo que ilustra muy bien cómo piensa la juventud, y porqué es importante superar estos estúpidos dogmas

Anuncios