Yo No Estaba, Me Contaron 

Este cuento mio no es cuento, ( las cosas sí pasaron), ni es mío, yo no estaba, me contaron.
Se encontraba mi madre haciendo un trabajo de tesis sobre los usos y costumbres del día de muertos.  Se le ocurrió ir a Mixquic,pero como el lugar se llena, como es muy socorrido,  desistió. 

Se decantó por un pueblecito a las afueras de Querétaro de cuyo nombre no quiero acordarme. Iban llegando al caer la tarde, ella, sus compañeros de investigación y mi padre,  al volante.

Era la víspera de Fieles Difuntos y la gente suele encender fogatas en la entrada de su casa para que sus muertos encuentren el camino a casa. 

Vieron una simpatica casita, como es natural en estos pueblos,  y a una viejecita, tapada con el jorongo hasta los ojos por el frío afilado,  tratando de encender una pequeña fogata. Se bajaron y empezaron a preguntarle qué hacía. 

La anciana,  sin interrumpir su labor, dijo -vengo a prender la fogata, porque si no, nadie lo hace-

No quisieron molestar y se adentraron en la población.  Reunieron varios testimonios antes de caer la noche. La atmósfera se perfumó de copal y cempasúchil y las puertas brillaban con el anaranjado del fuego vivo. Ya salían del poblacho .

Entonces pasaron por la casita donde la anciana encendía su fogata. Se dieron cuenta que nadie podía vivir ahí. 

Apenas un débil rescoldo latía, y se resistía a morir, como el recuerdo, debatiéndose entre las cenizas, insistiendo. 

One thought on “Yo No Estaba, Me Contaron 

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s