Mi primer experiencia lésbica

Dudé en llamar a este episodio de mi vida mi primer experiencia lésbica pues no es de sexo como tal.

En algún momento platiqué del Mamado Intelectual, un compañero de preparatoria a quien conocí en extracurriculares de guitarra clásica.

El Mamado Intelectual era guapo, narcisista como todos los mamados, estaba más sotaco  que yo, pero había leído a todo Dostoievsky e idolatraba  a Guy de Maupassant. Y leía muchísimo y a mi me encantaba su compañía.

Una vez vino a recogerme a mi casa ante la  suspicaz mirada de mi padre, pero el tomó la guitarra, la afinó y empezó a desgranar los acordes De Dust in te Wind con tal precisión que se echo a mi padre a la bolsa para siempre.

Tenia las mejores recomendaciones de cine, amaba el cine pero se moría por mí. Pero para mi solo era un amigo del que podría aprender muchísimo. Me gustaba pero no al mismo nivel que el a mi. Una vez le dije que un imbécil me había acariciado todo el culo en el trasporte y que le di un puñetazo al tipo.

Me pregunto si esos tocamientos no me hacían sentir halagada, que el hacia mucho ejercicio de nalgadas y que estaba orgullosisimo de que las señoras le agarraran las nalgas en el camión. Me morí de la risa hasta que mi amigo se molestó conmigo. Mira,  si quieres toca, me dijo. Si, están muy bonitas,  dije yo, comprobando la calidad de la melcocha.

Pero bueno, me llevaba tan bien con Fernando y su familia que una vez me presentó a Aurora, su hermana, rubia y muy delgada. Era guapísima.  Un día Aurora me invitó a su gym. Yo, de dieciséis años, había ido a dojos de karate,  a clases de danza y ballet pero nunca había pisado un gym.

No sólo Aurora me enseñó a usar los aparatos sino que al final me llevo a las regaderas. Mierda,  no llevo cambio de ropa, pero ella ya se había bajado las tiernas bragas blancas con ositos hasta los tobillos.  Tenía pechos pequeños y redondeados, con su pezoncito chiquito y sonrosado.

Nos jabonamos la una a la otra. Qué rico era acariciar su cuerpo delgado y afilado.  De pronto, metió dos de sus dedos entre mis labios verticales con tanta ciencia que yo no hubiera sabido hacerlo tan rico. Nos besamos.

Y dejé de ver tanto a Aurora como a Fernando porque no podría decidir entre ninguno de los dos.

3 thoughts on “Mi primer experiencia lésbica

  1. ¡Fuuufff! Esto echa lumbre Dulce.
    Te pregunto sin animo de animo de quedar como hocicon debido al trabajo y otros proyectos que tengo frente a mi ¿Podría usar este texto para dibujar una historieta de algunas páginas? Me encantaría hacer una historieta no muy larga con este tema. ¿Que dices?

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s