Sueño Recurrente número 65892

Estoy vestida sólo con una toga, en un palacio blanco frente al mar. Dos mujeres enormes,  musculosas,  traen a un hombre escoltado y ese hombre eres tú.  Te ve muy bien de cáligas y faldón griego, pero mantengo el tipo lo más que puedo. Les digo a las mujeronas que se retiren, ellas dudan antes de irse. Te explico que el que un hombre pase por mí país es castigado con la muerte,  me explicas que me buscaste a propósito.  Estoy un poco sorprendida,  te pido que me acompañes. Entro en mi cuarto y de un tirón me quito la túnica frente a ti con mucha naturalidad y esa naturalidad es la misma de la última vez, no puedes dejar de ver que tengo un pecho mutilado. Eso te da una extraña mezcla de excitacion y dolor, te miro y te pregunto que si acaso jamás has visto una mujer desnuda. Vas a decir algo, pero estoy terminando de ponerme la armadura.  Vuelven a entrar las escoltas de antes, les digo que te den una ración de sal y clavos para ti y tus hombres,  comida para los soldados y agua, para los caballos,  y que los escoltan fuera de la ciudad donde acamparan una noche.  Te digo que si vuelvo a verte, clavare tu cabeza en una pica,   sonríes conmigo,  porque en el fondo sé, 
Que volverás,
Mil veces,
Las que sean necesarias

2 thoughts on “Sueño Recurrente número 65892

  1. ¡Orale! “Clavos y sal”, me gusto. Eso se leyó muy de la odisea, o de la mujer maravilla. Y ¿Cual es tu sensación o sensaciones en ese sueño recurrente? Saludos.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s