Colectividad

Quizá no lo saben, pero la pasada semana fue de elecciones acá en México. Entre todos los comentarios (mucha gente llamó a anular su voto), amparándose en que “ya no creen en el sistema político, ninguna propuesta los convenció, prefieren no darle ese voto a ninguno”…. Las excusas son muchas y muy variadas, pero todas apelan a estar ellos “bien” con su propia conciencia. Lo cual, beneficia, sobre todo, al partido en el poder (En México, el que un porcentaje grande del padrón no vote, no es motivo de anulación de esa elección… ¡Muy al contrario!, del sector votante se totaliza un resultado, de tal modo que, si un partido obtuvo un 18% digamos, al redondearlo y descontar los votos nulos, abstenciones, etc… resulta que “obtiene” un 36%) Fue tanta la gente, que, aún así, decidió anular, que de haber votado, fácilmente hubieran dado el triunfo a un partido de oposición (o fundar el suyo propio). Pero total.

De todos los comentarios que me llamaron la atención, fue el de una excompañera donde quiero hacer hincapié. Un colega nos roló una imagen de cómo este partido en el poder canjeaba votos por unas despensas, televisiones, dinero en efectivo… como siempre ha hecho. El comentario de ella decía, palabras más, palabras menos:

” Pues si las despensas se pagan con dinero del erario, yo sí quiero, díganme dónde es porque quiero que me toque”, etc.

No recuerdo qué le contesté, pero era algo enfocado a que los mexicanos  tienden a pensar “se pagaron con mis impuestos”, en lugar de pensar como colectividad, por ejemplo..¿quién ha oído de un candidato en campaña que prometa, aumentar los salarios qué permitirían comprar despensas de mejor calidad y mucho más seguido? , no sólo en campañas. Y a los políticos les funciona TAN BIEN. Y quizá tengan razón en que se pagaron con impuestos, quizá no estémal aceptar las despensas… siempre y cuando NO sean a cambio del voto. (¿Cómo? Hay muchas maneras, hay quien lleva a la casilla su espantosa “X” ya dibujada y recortada, la pone encima del candidato que le “compró” su voto y la fotografía para reclamar la despensa (o la pantalla, o el dinero), y luego vota libremente. De igual manera, ¿algún candidato promete combatir la corrupción con verdaderas propuestas, votar en contra de los privilegios de la clase política, no poder votar el aumento de sus propios salarios? (*Recientemente, Kumamoto, un joven político independiente, tuvo, entre otras propuestas, no aceptar prestaciones por encima de la ley, y reducirse el salario un 70%)

Me llamó la atención porque vino de una chica que, “supuestamente” concluyó una carrera universitaria y la ejerce. Si pensamos que el mayor sector poblacional, no concluyó su educación primaria, estamos jodidos.

También está el otro extremo, el que votó y cree que como ciudadano “ya cumplió”. Creo que el hecho de votar no hace cambios automáticos ni milagros, ni nos excusa de vigilar la chamba de los políticos. Creo.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s