Abolicionismo y coacción

Recuerdo haber leído una columna sobre “porqué los hombres requieren servicios sexuales” El autor caía en el juego naïve de que “es más fácil contratar los servicios de una prostituta, que interactuar con una mujer, que les gusta”, y demás sandeces. Me dí cuenta que la autora era la tal “Lulú Putit”, como se le conoce en las redes sociales, una prostituta que alterna mandando colaboraciones ocasionales con El Gráfico.

251312_nena

No tengo nada en contra de que Lulú ejerza su profesión, ni con que publique su opinión (al final es libertad de expresión) Lo que sí me parece preocupante es que sea justamente una mujer la que normalice la explotación sexual (sí, ella es explotada sexualmente, aunque haya “decidido” hacerse prostituta, aunque ella se dé cuenta o no de la misma coacción).

Se han planteado dos posibles soluciones al problema de la prostitución (que acarrea otras problemáticas, como el tráfico de menores, el proxenetismo, etc) Una de las “posibles” soluciones es el reglamentarismo, es decir, “la legalización”. Quienes defienden esta postura, se amparan en que “es el oficio más antiguo del mundo, y como tal, se le respeta”, que “es necesario” y que “la mujer debe tener libertad de vender su cuerpo” (?). Esta doctrina ha sido aplicada en Holanda, donde la prostitución (y el tráfico de personas) se disparó a partir de la legalización. La mayor deficiencia que la legalización presenta, es que no prevee castigos para quien prostituya, videograbe y explote a otros, ni distingue quién decide ejercerlo y quien es realmente explotada. Las que dicen “haber decidido” volverse prostitutas, son una minoría que, como Lulú, intentan convencernos de que llevan una vida glamurosa. Y no lo es, es una forma onerosa y dura en extremo de ganarse la vida.

Creo que por esto, no es legalizable, es la forma más violenta, contra mujeres (y por tanto, contra personas)

El problema era difícil; ¿cómo sancionar a los lenones, sin afectar la supuesta libertad de las mujeres a prostituirse? El modelo sueco encontró una manera iluminada; no castigar a las mujeres que decidan ejercer la prostitución, pero sí sancionar a los clientes y proxenetas, pero al mismo tiempo ofrecer oportunidades laborales a las mujeres que decidan dejar la prostitución. Para el modelo sueco, la prostitución es explotación sexual (coaccionada), sea elegida o no,  las prostitutas son personas, que merecen un trabajo que las dignique como personas, no ya como meros objetos. Abolicionismo no es prohibicionismo.

Recuerdo que en un momento de la historia, la esclavitud, el apartheid, el colonialismo eran “legales”. Lo cual muestra que, históricamente la legalidad no siempre ha estado del lado de la justicia, sino de los poderosos.

Estuve trabajando esta conciencia, y me dio profunda tristeza constatar que, muchas personas que defienden  ciegamente la legalización, son justamente prostitutas. Me parece terrible que hayan normalizado esta violencia que se ejerece contra ellas, que la acepten, que la defiendan como si se tratara de  defender un derecho, la coacción  mal entendida como  un ejercicio de la libertad (ahora se usa defender la prostitución, el machismo, la violencia, como si fueran también un ejercicio de la libertad, y no de la coacción). Y no lo es, desde el momento que se asume que algunas mujeres son un servicio público al servicio (no única, pero fundamentalmente) para varones. (también hay prostitutos para un público masculino, pero son menos, y también hay prostitutos sólo para mujeres, pero son muchísimo menos)

Al hacerles ver que, incluso en el caso que ellas decidieran ejercer esa profesión, son explotadas por un sistema que las ve como meros objetos. Pero supongo que nadie quiere victimizarse. Intentaron concluir que  yo era muy “Moralista”, muy “basada” en la religión, y yo que ellas, muy basadas en la misma cultura que las desprecia, para quienes ellas son lo menos, y que no estoy basada en ninguna religión, sino que todas (y sobre todo ellas) merecen un tratamiento como personas. Se les ha vendido la prostitución como un ejercicio de libertad sexual, cuando el único que ejerce esa libertad, es el cliente. Ellas sólo tienen la libertad de qué ponerse (a veces ni eso).

Las mujeres podrán tener muchas carencias, podrán no tener acceso a la educación, al trabajo, al voto, pero !ay si quisiéramos abolir su “derecho” a prostituirse! No tengo nada en contra de las prostitutas, sino de la estructura social, de subordinación y explotación  subyacente, que ha hecho de ello una industria del ocio (del sexo),  fomentar la prostitución infantil y de mujeres es un instrumentos fundamental para que se puedan devolver las deudas de los préstamos estructurales que dan estas instituciones. (Por lo tanto, la prostitución no es solamente que algunas mujeres, llevadas por la necesidad, decidan entrar en este negocio; la prostitución además tiene canales que Asasem denomina canales semiinstitucionales que facilitan toda esta industria criminal. También es sabido que, cuando aumenta el reparto de la riqueza en un país, y disminuye la desigualdad social, la prostitución disminuye enormemente.

Recuerdo una discusión de Locke que,  dice que “la libertad de un individuo debe de llegar tan lejos, tan lejos, tan lejos que puede decretar su propia esclavitud y que puede establecer un contrato con un individuo en el que él decida ser esclavo”; A esto le contesta Rousseau que “si un individuo es capaz de decretar su propia esclavitud pierde su condición de humanidad”

Estamos ante una humanidad que nos vende la idea de que, tenemos la “Libertad” de vender nuestra condición de humanidad.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s