Cuidado Con la Feminazi

Con amor para todo el aquelarre: Ada Zárate, Araceli Strudel, Carmilla de Karstein, Hatsumoto Nitta, Karina Almaraz, Gabriela Alegría.

Y también para Emily García Reyes, porque, aunque sus cromosomas dijeron lo contrario, ella es tan mujer como la que más.

Hace unos días un wey X (no sé para qué fregados) me etiquetó en el cuentito del wey al que “una feminista le escaldó la mano” al salir de un evento, y todavía me pregunta que “qué opinaba”.

11150768_10205134675544833_5538706397835744979_n
la supuesta imagen difamatoria

Yo (que le pude perfectamente haber dicho 1. Qué tiene eso que ver con el feminismo, 2. Si conoce a la mentada feminista, o 3. que si tiene fuentes para constatar la info… para volver a contestar él mismo que el feminismo es “hipócrita”, que” sólo defiende la violencia a la mujer”, que “calla” cuando la violencia es hacia un hombre, y demás sandeces,  como muchos hacen) me limité a contestarle que las mujeres vivimos violencia sexual desde niñas, diaria y cotidiana, pero eso está lejos de ser noticia, porque está normalizado, porque lo que impacta, lo que vende, es que “una feminista le escaldó la mano a Fulano”, y eso se llama: doble moral.

Pensé qué hubiera pasado si yo hubiera contestado como muchos hombres contestan ante una denuncia de violación: “No sé, su testimonio no me parece creíble”, “hay muchas denuncias falsas”, “Cómo sabes que él no provocó a la feminista”, “También mira como sale el tipo a la calle, todo tatuado”, “Es que algo le ha de haber hecho a la feminista”, “Quizá él estaba pidiendo ser escaldado”, “pero es la primera vez que ell hace eso”, “pero no es la primera vez que ella hace eso”, “quizá estaba ebria”, “quizá está enferma, necesita ayuda psicológica”… y demás excusas para justificar una violencia masculina que sin duda existe.

Ahora recién me entero de que es un invento de un amarguetas porque resulta; que un machirulo argentino se inventó la historia para hacer quedar mal a la chica que escrachó a un acosador, que ella “lo escaldó”, y se fue riendo “macabramente”. Chavos, ¿porqué tanto esfuerzo en hacer quedar mal al feminismo?

Y ya me voy a esconder a mi esquina, a ver si pasa un macho para escaldarle la mano.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s