Dulce como el primer beso… del Sancho

Leyendo la columna de Pedro Miguel en la Jornada, sobre cómo socialmente es percibido como aceptable lo que aquí en México llamamos “El Sancho” (es decir, el amante de la mujer casada), y lo negativo que es cuando la infiel es mujer; y pude notar el efecto de primerísima mano; me fuí al mercado que se pone los lunes acá en el centro urbano de Izcalli, y los fruteros (que en ningún momento me dejaron de ver las nalgas), me ofrecían de su mercancía:

-“Mire noooomás, !chulada!, “qué buenos melones”, “qué delicia”, etc.

11117026_845694875484961_1153129628_n

y yo, que pus tenía que comprar, pedía un kilo de esto y otro de aquello y dos de lo de más allá, y ellos me daban de todo, y yo más me ponía a tragar:

-Ire nomás, unas fresas para que le haga un licuado al marido …¿o al novio?
-Lleve unas naranjas para el jugo del patrón!
-Mire, chulada, melón dulce como el primer beso…

-… pero del Sancho!– Comenté yo muerta de risa…..

Pero ellos no se rieron. Se limitaron a verme con cara de “írala, tan buenota y tan cínica la móndriga, ingrata pérjidaa” Uno de ellos se acercó y me preguntó – Ay a poco usté tiene sancho?

-Ay ps a poco no?- Contesté yo, pagando y dejándolos con su cara, ahí a media plaza.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s