Pues nadie como tú me sabe hacer, uhh, café

9a61039a8febde760eff30bc72b0121bHace cosa de serán dos días leí un articulillo sobre “cafeterías mexicanas incluso peores que Starfucks” o algo, tan pedestre, tan ramplón y mal escrito desde el odio, que no mencionaré.

Únicamente comentaré que una de las tesis que la autora defiende débilmente es que “una quisiera apoyar a los cafeteros mexicanos, pero por más que quiera, la verdad son bien chafitas (sic), y pues si uno quiere tomar un café medianamente decente, hay que comprar los cafés carísimos de la franquicia de la sirena” Palabras más, palabras menos.

Lo cual me parece una deliciosa presunción (el asumir que como ella no conoce de cafés, nadie más conoce y nos chingamos todos a comprar un café francamente malo, caro y cargado de azucares como el de Starbucks).

Por otro lado, me parece al menos cuestionable que menciona que tenemos de los mejores granos del mundo, “la culpa de es de los baristas que no saben hacer café”, pero tampoco acepta propuestas como la idea del gourmet que dice que, si no agregas azúcar al vino, ¿porqué agregárselo entonces al café? Debes aprender a degustar, a apreciar el café por eso, su sabor a café. “Si quiero mi café con azúcar, me lo das así y se acabó, eso de educar al cliente se me hace mamón”, se queja ella amargamente

Creo que los clientes, sobre todo mexicanos, están muy mal acostumbrados (quiero mi pizza con catsup, mi sushi con queso filadelfia, etc) y por eso se pierden de paladear su experiencia culinaria por culpa de la engañosa filosofía yanqui de  “el cliente siempre tiene la razón” Y no, no siempre la tiene. ¿Le pondrías azúcar a un excelente chardonnay? Exacto.  Si quieres ponerle catsup a la pizza, te vas al domino’s, si quieres sushi con filadelfia, te vas al sushi itto y no a una verdadera casa de sushi.

Así como tienes la libertad de escoger donde comprar tu cafe, el dueño tiene la libertad de vender su concepto. No podemos culparle.

Quiero insistir en esa adicción al azúcar. Los mexicanos estamos perdiendo esa habilidad para degustar, no queremos que la tortilla nos sepa a maíz, sino a sal, no queremos que el pollo sepa a pollo sino a grasa, y no queremos que el café sepa a café, sino Caramel Apple Spice. O esas bufonadas que se le ocurren al Starfucks.

 

Y ya dije.

2 thoughts on “Pues nadie como tú me sabe hacer, uhh, café

  1. Enmascarar, como poner mucho maquillaje a un actor para hacer creer al público que es un zombie o un príncipe, apliquemos la de “el hábito no hace al monje”. Como usté señala, con ser un conocedor, o sea, con sabiduría seríamos mejores a la hora de discernir. Pero a los que nos quieren vender todo, no les conviene que desarrollemos criterio.

  2. Yo me declaro un completo neófito en esto del café, pero lo que sí, me gusta sin nada más, y si… tampoco me gusta el Starfucks.

    Además creo (desde mi simplón punto de vista) que el café Mexicano no le pide nada al Colombiano ni a ningún otro,

    Mis favoritos son los de Veracruz, he dicho…

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s