Amigos Imaginarios, Fantasmas, y Otros Entes

El otro día me preguntaron si había, como muchos niños, tenido un amigo imaginario. Hice memoria y no, por más que me exprimí el cerebro nunca tuve tal, lo que es más, no puedo recordar a alguien que lo haya tenido, aunque me gustaría.

Lo más cercano que escuché de eso, es el ente con quien hablaba mi primo P. No estoy muy segura que fuera un amigo imaginario, ni siquiera creo que fuera un fantasma, en los tiempos en que tenían una casa muy bonita en la colonia militar Marte, de dos plantas, muy bonita. El abuelo de mi primo (que no es mi abuelo), había muerto en condiciones, por lo menos, sospechosas (su hijo que es mi tío, y su hermana jamás se llevaron bien, ella peleaba mucho la herencia, que era bastante choncha, o eso entiendo). Nunca pegó la historia de que el abuelo se había suicidado con su propia navaja de rasurar, pero a partir de entonces, mis tíos, con mi primo P, (entonces un bebé) se mudaron a la casa de la colonia Marte.

Entiendo que en esa casa pasaron cosas (los muebles u objetos cambiaban de lugar, se oían risas, voces, o incluso se tenía la “sensación” de que alguien acababa de pasar junto a tí, la clara sensación del aire que se mueve), o asustaron varias veces a mi tía. Pero lo más significativo es que ella, lavando los trastes abajo, oyó la voz pueril de mi primo. Qué raro, estaban solos en la casa. Entonces, latiéndole el corazón, subió las escaleras. Mi primo entonces tendria uno  o dos años, pero estaba teniendo una “conversación” bien hilada con alguien, inaudible, contestaba preguntas claras y bien estructuradas, de cosas que sólo sabe la familia  (“no, mi papá no está”, “sólo estamos mi mamá y yo”, etc) Entró al cuarto: el niño estaba jugando solo; en la pared, una sombra, sin nada que la proyectara. Leído, mi relato es nada, narrado… es otra cosa.

Quiso saber lo que estaba pasando. Mi tío, (un hombre de razón y ciencia), lo negó todo, la explicación que encontró es que la gente cree lo que quiere creer y muchas veces el cerebro nos juega malas pasadas. Pero no explica, en cambio, que mandaron llamar a una mujer, una vidente, que dijo que había muchas “presencias en casa”, presencias malignas para el bebé. Dijo que había cosas en la casa, incluso dijo dónde estaban. Desenterraron donde ella dijo y efectivamente encontraron muñecos vudú, objetos personales y muchos otros fetiches.

Como de brujería.

Nunca les pasó nada, pero desde entonces viven en un modesto departamento, cerca de la casa grande, pero no mucho.

Anuncios

One thought on “Amigos Imaginarios, Fantasmas, y Otros Entes

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s