El Peor Consejo que Recibí Jamás

Cuando yo era chica, escuché (en mi propia casa y de mi propio padre), el “cuando te molesten en la calle, nunca contestes, porque no sabes si el tipo puede estar armado”.

El peor consejo que recibí jamás. Me quedé viéndole como “estas seguro de lo que estás diciendo, con quedarme callada, pretender que “no escuché” ¿crees que dejen de molestarme”– No, pero no te pasará nada… Qué creen? NO FUNCIONOOO!!! Aguanté años de humillaciones, de “piropos” “bonitos” y otros muy groseros. Si mi padre me hubiera dado otro consejo, como “no tienes porqué aguantar comentarios groseros de nadie”, otro gallo nos cantara y no hubieran tenido que pasar quince años para darme cuenta que quedarse callada nunca sirvió a nadie.

Tomó años darme cuenta que el machismo es tan sutil y tan bien enraizado en la cultura, que es dificil detectarlo. Mi madre hasta hace poco, lo aceptaba como “un consejo”…. basado en que es la mujer, la que “provoca” o incita al hombre, (“animal básico, insitntivo, “incapaz de pensar”), a agredirla, violarla, asesinarla…

Y te das cuenta como nunca al vivir sola. Nadie viene en tu ayuda, y si vienen, segurmente piensan que “lo merecías”, El otro día, volviendo del súper, un tipo por atrás me hizo “pschpschpch”. Me dio mucho, muchísimo coraje. Al segundo “pschpsch” que me volteo bien encabronada y lo encaré :

-QUÉ CHINGADOS QUIERES, HIJO DE TU PUTA MADRE, QUÉ CHINGADOS QUIERES?

Toda la gente volteó a verlo. Se hizo del tamaño de un ratón y musitó:
-Buenas tardesss…
-BUENAS TARDES TU PUTA MADRE, ÓRALE, A LA VERGA VENUDA, -le dije, confrontándolo (neta hombres… porqué piensan que los tenemos que aguantar?)

Y sí, se fue a la verga venuda. Pinche sotaco.

Otro día, se tardó el camión en pasar, así que me fui caminando hacia la autopista. Un tipo (estaba bastante guapo), decidió que me vió cara de “perdida” y “quiso ayudar”:

-Qué tienes, estás perdida? Te acompaño si quieres
-No, gracias.
-¿No sabes donde estás verdad?
*lo miro con ternura*
-¿dónde vives?
-Creo que eso no te importa.
-Quieres que te acompañe a tomar tu camión?
-No.
-Quieres usar mi teléfono?
-Déjame en paz.

Ofendidísimo, mi príncipe encantador se me quedó viendo con una cara como si le hubiera mentado la madre. Harta, eché a caminar sobre la calle desierta (no pasaba ni un alma, eran las 7 am) Y él detrás de mí:

-Camina sobre la acera ! Es por tu seguridad.

Que me volteo y le digo:
-No eres nadie para darme órdenes.
-Pero es que es por tu seguridad
-Te vale verga.

El tipo se me quedó viendo con más desagrado, dio la espalda y se fue. Neta, porqué se sienten dueños de una?

Ahora cada vez que ando sola y alguien me molesta, me quedo quieta, espero a que pase, lo veo fijamente, trato de tomarle una foto discretamente y veo su siguiente movimiento. Muchos se van, pero si se queda, con un QUÉ CHINGADOS QUIERES, CABRÓN, QUÉ QUIERES?, salen despavoridos. Más que a una, le tienen pavor al escándalo. Si venían armados, lo disimularon bien

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s