El Gringo

tumblr_kzepdkvlee1qaey8ko1_500Mr. Cole es un gringo que,  cansado de la política exterior de su país, se vino a vivir a México hace chingomil años, habla español fluido con todos y en inglés de película porno conmigo, tiene fascinación por las mexicanas y una polla de jumento como para película de Tinto Brass, ya aprendió a comer picante (“there is a very spicy american food, creole food is VERY spicy!”), y tiene un ojo cabrón para el machismo mexicano. Todo  me gusta, pero lo mero último me enloquece.

Mr. Cole, antiguo residente de NY, tiene una familia que se dedica al giro restaurantero, en un lugar tan famoso que no lo diré. Está bien, nomás pa que se den un quemón: Asia de Cuba, pero lo que más extraña de su país es el singular resabio que tienen los hot dogs de Central Park.

Una tarde que no tenía nada qué hacer me fui al cubículo de los asesores y ahí estaba él sentadito. Qué guapo, pensé, se parece a Till Lindemann, a pesar de que era evidente que rondaba los cuarentaymuchos años.

-Ah, perdón, pensé que no había nadie.

No, no hay problema, esto está muy solo, dijo, y puso café. -¿Gustas un poco?

Tomamos el café que parecía agua de calcetín (le deberían subir al presupuesto de la empresa), y hablamos de todo y de nada, del trabajo, de la temporada, de su ex mujer, de los inviernos en NY.

Quizá por eso se me hizo tan natural que me invitara a “my place”, un departamento pedorrísimo en la Condesa, y más natural aceptar, y todavía más natural terminar follando en la sala con singular alegría. Por fin, tantas horas de ver porno americano sirven de algo, coño !!

Pero cuando se sacó su respetable animal erguido, sentí una punzada de dolor, cómo puedo desear esto y al mismo tiempo, estar aterrorizada, y un sudor frío me corrió la espina. Pero el ya me besaba otra vez y todo era dulzura hasta que sentí su cabeza caliente darse de topes, buscar y no encontrar mi sonrisa vertical, hasta que por fin lo sentí abriéndose paso y entrar, apretadamente. Qué grueso, me duele nomás de acordarme. Esto sin duda es mejor que cogerse a Till. ¿como dicen los gringos? Even better than the real thing. Además, tuvo la caballerosidad de dejarme complacida antes de que él terminara. Cinco veces.

Le gustaba que lo montara hasta la extenuación, hasta que yo misma quedaba desguanzada, colgando de su pinga erecta y entonces entraba por detrás. Yo apenas tenía fuerza para mantenerme hincada, pero terminaba soberanamente. Tampoco le tenía asco a la sangre, a diferencia de los mexicanitos que se cagan de miedo. Todos. “Mi rey, ¿te abodo el muñecón?” Le daba mucha gracias que le dijera eso. Desnudos en su cama tamaño gigante (al parecer todo es enorme aquí), le comenté que me parecía una pendejada decirles gringos a los gringos, ni ofensivo lo encuentro “el verde va, el verde viene”…. eso qué? En cambio el término que ellos tienen para nosotros “beaner” si se me hace ofensivo”. Él se ríe de una manera preciosa y yo noto cómo se me cae la baba.

Me explicó su versión del machismo mexicano “Nosotros los gringos somos machistas también, pero el machismo mexicano es muy diferente; el macho mexicano se la dá de “todasmías”, pero a ninguna complace, sólo se preocupa por su propio placer, y hace que las mujeres se callen, porque si se atreven de opinar, las tacha de putas; es decir, se las da de galán pero es el más cornudo”. En ese momento sentí que lo adoré.

Hace ya tanto de eso. Hace un momento me mandó un mensaje. Con una foto de su pitote tamaño llorarás.

Lo sigo pensando.

Anuncios

One thought on “El Gringo

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s