Complejo de Edipo

-Eres muy flexible,-dijo él mientras me penetraba con un entusiasmo casi violencia, con una ternura casi ferocidad, con unas fuerzas de adolescente o de energúmeno.

Ayax y Casandra
Ayax y Casandra

Se llamaba Sergio, lo conocí años atrás y me sorprendió su entera humanidad, la extensión de su cultura y el dominio de muchos temas y de sí mismo, la facilidad en que se movía, como una pantera, por el mundo, por la vida, por mi cuerpo. Me habló en lenguas de fuego árabes y africanas  (“Escóndete, Sol, que ha salido la luna”, “algún día voy a matar a alguien de tan bella”) pero lo sorprendente era la habilidad para que se le salieran naturales, casi involuntarios.

Tenía treinta años, dos más que yo, pero ahora, él de sus buenos treinta y cinco y yo con treinta y tres, decidimos que ya no teníamos edad de estar quedándonos con las ganas.

Eres muy flexible- en fin, dijo se relamió mientras mis rodillas, engarzadas en sus hombros, tocaban mis orejas y oía el compás, in crescendo, de mis pies rompiendo en sus brazos torneados.

-Has estado haciendo ejercicio- no pude dejar de notar, emocionada

-¿Eso te gusta?- preguntó él

-Me encanta- reconocí

Y es que estar en unos brazos masculinos que se cierran en torno a mí como una pulsera de presión tiene algo de perdición, de  pasión (y estoy usando la palabra pasión, de passivus), de impulso, de delicioso sufrimiento, de innenarrables violencias.

Lo sentía crecer dentro de mí y me hacía sentir tan plena, tan deseada; virgo, súcubo, diosa, mujer. Me cerré aún más para abrazar con las piernas sus caderas afiladas, de hombre, y supe que había acertado, mientras él, se hundía en mí. ¡Ah, de cuántos placeres nuevos e incógnitos, me había privado! Lo que él me daba  reflejaba un conocimiento estricto, elevado a arte, y  una metodología bien calculada que había alcanzado una exatitud mística. Me resistía a creer que tal cosa (un hombre que sepa hacer el amor teórica y prácticamente tan bien) pudiera existir, pero me daba pruebas aplastantes, una tras otra, de que era la simple y desnudísima verdad. Podríamos tener una hija y llamarla, con toda justicia, Voluptuosidad. Y un hijo: Éxtasis.

Introdujo sus dedos en mi cuerpo con tanta sapiencia y aplomo que nunca pude entender cómo el autoplacer estuvo escondido tanto tiempo ahí (nunca me llamó la atención, quizá porque siempre tuve un buen hombre a la mano), sin ser notado, a la vuelta de la esquina, ni tanta ciencia en un homónimo de mi padre, y brbrbr…. aunque eso estuvo cerca de ser un matapasiones me puse a pensar en ello, en cuán diferentes son los dos Sergio uno del otro, con uno no me llevé demasiado bien en toda mi vida, por un modo mío de ser, sí, rebelde, autodidacta, pero también por algunas ideas preconcebidas de él (“las feministas están locas, confunden libertad con libertinaje”, etc) y por los muchos prejuicios que sin duda tiene… y éste Sergio (vamos, el que tenía entre mis muslos, desbaratándose); abrirlo, descifrarlo a él era abrir una caja china que dentro tiene otra caja, que dentro tiene otra caja… y “siempre es una fiesta descifrarlo”. Era asombroso ver salir de sus labios ideas mías, con ese poder de síntesis.

Decidí que mi padre no tenía vela en este entierro (juar, juar!), que Sergio, después de todo,  no tiene la culpa de llamarse como se llame, y que lo que acabábamos de hacer bien podría ser una protestadota contra esas mismas ideas preconcebidas.

-¿Estás bien? Llevas mucho con  el juguete adentro…– me devolvió él a la tierra. Sergio es algo fetichista y a veces le gusta traer juguetes sofisticados, algo que, para mi voracidad  de vientre y mis apetitos le viene soberanamente.

Estoy super bien, me encanta, ven, abrázame, cuéntame una historia- dije, mientras me acurrucaba, otra vez, bajo esos brazos viriles…

– Bueno. Cuando te empecé a leer, pensé para mí mismo: Nunca vas a conocer a nadie así…

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s