Críticas Destructivas

He recibido críticas recientes por “insinuar, dar a entender” que el gobierno federal tiene responsabilidades en las muertes de Tamaulipas, Durango, y más recientemente Tlatlaya y Ayotzinapa. Que son asuntos delimitados por sus entidades y estados. Que culpar al Ejecutivo (que al final “no dio la orden” directa) es mucha presunción, vamos, que la idea y ejecución es de las los maleantes locales (narco, políticos y demás fauna nociva)

Lamento comunicarles que, cuando este tipo de cosas suceden en cualquier parte del país, peor, los tres niveles de gobierno fueron infltrados (sin importar el partido político), SÍ, ES RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO. Por más que quieran deslindar al ejecutivo.

Primero era lo de Solalinde; porque esta persona llegó al grado de insinuar  que YO  “deseaba que aparecieran muertos (en el tiempo en que era más que evidente que ya estaban muertos) con tal de tener la razón” (?) El asunto, creo yo, no es tener o no la razón.

Por favor, si el mismo Solalinde (que ya desde entonces tenía los mismos informantes que la PGR,y pudo cotejar las dos versiones (la de los sobrevivientes y la de los tiradores que tenían instrucción de echarles diesel y matarlos), si ya había aparecido el rostro descarnado de Julio César Mondragón, si los mismos policías ya habían declarado, si Abarca y la esposa se habían escondido y amparado… ¿qué chingadamadre estaban esperando? ¿REALMENTE había razones de peso para encontrarlos con vida?  La única razón para encontrarlos, era que no habían aparecido ni vivos ni muertos.

Claro, en mi fuero interno deseaba (quién no?) que estuvieran vivos, porque es el rasgo más claro de humanidad, pero en estas cuestiones la experiencia nos enseña que mientras más pasa el tiempo, las posibilidades se reducen. Es bonito creer en unicornios, sí, sería maravilloso que existieran, pero no hay motivos para pensar que son reales. Y mientras más escarbamos, se encuentran más fosas y (oh sorpresa) ninguna es de los normalistas. Tal parece que deberíamos pedirles a los responsables directos (Aguirre, Flores, Murillo Karam) que hagan memoria de dónde los enterraron, porque para el mismo juego cansino de “no sabemos dónde están”, a ver quien se aburre, miren que no estamos.

Pero en fin,  ante las mismas personas que, con los crímenes de estado como Ayotzinapa, no dicen nada, pero frente a los actos “vandálicos” (propiciados por el mismo gobierno de la impunidad), entonces sí, se olvidan de todas las condiciones que favorecieron ese caos y se apresuran en desgarrarse  las vestiduras, “si son vándalos, no tienen derecho a que los torturen, a que los maten como perros, a que los desaparezcan sin más”

Y ya, me desahogué.

1233374_841766642521487_3318649706177088611_n

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s