Comics, Representación de Género y Violencia Sexual

Que el sex appeal es un obstáculo insalvable en los cómics, eso es de todos conocido, sobre todo en la escuela del superheroísmo que encabezan Marvel y DC. Que personajes de uno y otro género, están idealizados también, pero a partir de aquí, toda similitud se desvanece: al representar personajes masculinos, se imita el cuerpo correoso y musculoso de los atletas, es decir… un estereotipo de hombres, para hombres; en el caso de las mujeres, se persigue esbozar su sensualidad y erotismo y no la fuerza o el poder de la heroína (aquí entra la clásica postura de “brokeback”, que permite a las superchicas exhibir  nalga y pechos a la vez…), como ya fue comentado, se aleja del cuerpo de una atleta y se acerca a la portada de Playboy, un estereotipo de hombres…. hacia mujeres.

Red Sonja mostrando la típica postura Brokeback
Red Sonja mostrando la típica postura Brokeback

Si realmente no hay una obligación de ser realistas, ¿porqué no ofrecer alternativas? Digamos el modelo femenino de Sarah Connor, enarbolado por Linda Hamilton,  la Trinity de Carrie-Ann Moss, o Sigourney Weaver en Alien. Claro, no faltará el que argumente que la representación en los cómics, sí es igualitario, ya que el mostrar cuerpos varoniles hiper musculosos es un fanservice para potenciales lectoras.  No nos engañemos. A pesar de que surgió como un producto por y para hombres, y que gracias a la difusión, cada vez más mujeres compran cómics, los hombres siguen siendo el mercado más importante.

Podemos contrastar que la imagen varonil está idealizada, mas no sexualizada. Caso concreto de lo que ocurrió con la portada de  “Red Hood & the Outsiders”  “corregida” para difuminar el pene marcado de Red Hood, tal y como ocurre con los calzoncillos de los atletas o nadadores. Tal parece que los superhéroes son como un Ken, sin paquete o pene visible. Que  del pene marcado de Red Hood tenga una connotación más sexual y resulte más ofensivo  que los senos de la mujer que aparece en la misma portada (sin ambages, debo decir), me parece muestra clara y sobrada que la hipersexualización en el género NO tiene el mismo valor.

Hay otro mensaje que me parece muy obvio, el de la violencia sexual. Parte de la biografía de varios personajes femeninos (Red Sonja, recuerda la historia de Boudica la guerrera,  Black Canary por mencionar otra), es haber sido violadas en algún momento de su vida, y que a partir de ahí, se convierten en luchadoras de la justicia, aunque estos hechos por lo regular se olvidan o se omiten.  Lo cual  no ocurre en novelas gráficas como Pride of Baghdad o Habibi, de Craig Thompson, donde las protagonistas deberán recoger los trozos de su dignidad y volver a construirse desde cero, y releer lo que les ocurrió en momentos posteriores de su vida.

 

Los actos violentos contra mujeres en la historia del cómic más recordados serán muy otros : la paraplejía de Barbara Gordon a causa de The Joker en The Killing Joke, el intento de violación a Evey Hammond en “V, from Vendetta”, o las violaciones de facto de Sue Dibny en Identity Crisis, o de Katie en Kick Ass 2.

 

La violación femenina, su intento o suposición, ha sido un arco argumental y pivote importante en varias lineas narrativas del cómic (y otros medios), sin considerar otros factores más amplios, por ejemplo, el cómo son retratadas las mujeres como un todo en el cómic de superhéroes. Como  Mark Millar  dijo una vez,

 “The ultimate [act] that would be the taboo, to show how bad some villain is, was to have somebody being raped, you know?I don’t really think it matters. It’s the same as, like, a decapitation. It’s just a horrible act to show that somebody’s a bad guy”

Otra cuestión es, la violación masculina como aparece, por ejemplo en el caso de Mark Grayson, por una mujer, lo cual daría en sí para otro post, ya que… ¿en esa situación, el hombre puede excitarse? ¿si se excita, entonces es consensual, y por tanto, no existe la violación? El mismo caso se da con otro Grayson, esta vez Devin, (Nightwing #93), cuando él está lastimado, Tarantula desoye sus protestas y lo viola en la calle, aunque él luego declaró que “no había sido una violación, sólo un acto no consensual”:.. Al parecer de los guionistas, algunas violaciones son consensuales . Tal parece que la única agresora sexual de un hombre, puede ser una mujer, y de someterlo analmente, ya ni hablemos.

Sin embargo, el crimen contra la mujer más fehaciente en la industria del cómic sigue siendo, como dijo http://comicsbulletin.com/columns/259/top-10-crimes-against-women-in-comics: No contratar más mujeres creadoras no me parece un acto contra la mujer, sino contra el cómic en sí mismo, sobre todo, con ejemplos como el de Marjane Satrapi,

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s