La Historia de La Madre, la Hija y la Entenada

No sé cómo se use ahora, pero cuando alguien no quería comer, mi mamá-abuela nos contaba la historia de la hija y la entenada, qué es así:

Una pareja, que tenía cada quien, una hija de la misma edad, (de sendos matrimonios anteriores) se casó; pero como eran muy pobres, sólo comían frijoles.

Entons, la esposa le daba a su propia hija los frijoles, y a su entenada (es decir, a su hijastra); el puro caldo. La hija creció poco, enfermiza y pálida, y la entenada hermosa y rozagante.

Y por esto, concluía mi mamá-abuela, hay qué tomarse el caldo y tantán.

Lo sé, es la peor historia jamás contada, pero si existe tal cosa como la “sabiduría popular”, que creía saber las proteínas hidro y liposolubres que se concentran en el caldo.

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s