Dragones

“Los cuentos de hadas superan la realidad no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que pueden ser vencidos”

-Chesterton

No hay criatura más fascinante y mutable que el dragón. En las mitologías orientales y la azteca, espíritu benevolente, son el caso aislado, pues alrededor del mundo hay una insistencia en ver en el dragón la encarnación de todo mal, reforzada por la Biblia; el dragón es la serpiente original que abre la primera profecía bíblica, que podemos encontrar en Génesis 3:15, donde la progenie de la Mujer (es decir Jesús, aplastará la cabeza de la serpiente).

942992_637031742978500_1838879964_n

Uno de los monstruos que Jasón tuvo que matar, fue un dragón que vigilaba el vellocino de oro, otro dragón, muerto por Heracles, vigilaba las manzanas de oro del jardín de las Hespérides. Principalmente porque son algo… exquisitos en su dieta ;  gustan de comer vírgenes, las cuales eran, tan apreciadas y escasas como ahora; aunque, si el hambre apremia, se consolarán con devorar caballeros andantes de un bocado, y dormir milenios enteros sobre las riquezas acumuladas, como Smaug, el dragón de El Hobbit. En el santoral, se dice que el santo Jorge mató a un dragón. Jörmungandr, uno de los monstruos hijos de Loki,  es una enorme serpiente que, en un gargantuesco ouroboros, contiene en sí el mundo de los mortales, Midgard.

Fuchur, el dragón blanco de la suerte en La Historia Interminable,  liviano como una nube, es presentado con una de las descripciones más bellas del mundo fantástico (El Aurýn que porta el héroe Atreyu en el mismo libro, también es un ouroboros). Chihiro es salvada por el espíritu del río, Nigihayami Kohaku Nushi, representado por un bellísimo dragón. El lema de Hogwarts es “Nunca hagas cosquillas a un dragón dormido” (Draco Dormiens Nunquam Titillandus)

Lo más probable es que se originen, como sugiere Asimov en La Receta del Tiranosauro, magníficas y enormes serpientes (deriva del griego δράκων (drákōn), “serpiente de gran tamaño”). Lo cierto es que se originaron, al igual que Medusa,  como divinidades ctónicas, guardianes de la tierra y poseedores de gran sabiduría; en Así habló Zarathustra, es uno de los animales que acompaña al sabio, y que entraña un principio terrenal, femenino, telúrico, (el otro es el águila, celestial, masculino, volátil)

 

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s