Esa Rubia Debilidad

Marilyn Monroe no es un simbolo sexual de mi generación. Cuando murió en 1962 yo tenia apenas siete años y estaba aún lejos de apreciar sus voluptuosas virtudes.

Como muchos otros mitos previos a mi época, me tocó recuperarla en la TV y en los cineclubes. Y me sorprendio cómo una dama ya fallecida, vestida a la moda de los años cincuenta y filtrada por el artificio del technicolor, pudiera provocarme pensamientos tan malos o buenos, según se vea.marilyn-monroe-2326

La conmoción causada por Marilyn se basa en la capacidad de conjugar una evidente carnalidad con un aire de inocencia casi infantil. Ese cuerpo de curvas imposibles, adornado por un bello rostro con la expresión de “yo no fui”, ha sido una combinación irresistible. Era la mujer más deseada de la Tierra pero ella no parecía darse cuenta. Si le añadimos los datos biográficos de una existencia signada por la tragedia, se deduce claramente que su mito es imperecedero: una muerte prematura (bajo circunstancias misteriosas, además) sólo selló para siempre su aura legendaria.

Bajo los cánones actuales de belleza, Marilyn estaría sobrada de peso. Hace poco, Elizabeth Hurley declaró algo insensiblemente grosero: “Me suicidaría si estuviera tan gorda como Marilyn Monroe”. No importa. Con todo y panza, Marilyn seguirá siendo objeto de fantasías colectivas. A la Hurley ya la hemos olvidado.

Leonardo Garcia Tsao, en Conozca Más Edición Sexy, Marzo de 2005

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s