Y tú… ¿las pides, o las das?

Errare humanum est”

Salió a colación el tema porque Fulanito llegó tarde a una reunión del trabajo y “Ofreció disculpas”. Lo cual inició el debate de, si es correcto ofrecer disculpas, o por el contrario, pedirlas.

Independientemente del hecho de que la RAE ya ha dictado su veredicto  y ha asentado en las actas ambas frases como sinónimas, y por tanto, “correctas”, hemos constatado recientemente que las acepciones recientes de la RAE se parecen día a día más a las de cualquier político en campaña.

perdon
Si las vas a pedir, pídelas así para que nunca, nunca, te las nieguen…

Por tanto, nunca están de más estas consideraciones:

  1. Los términos ‘ofrecer’ (presentarse y dar voluntariamente algo) y ‘pedir’ (rogar o demandar a alguien que dé o haga algo) están más próximos a ser antónimos que a ser sinónimos, por lo que anteponerlos a ‘disculpas’, cambia el sentido de lo expresado.
  2. La ‘disculpa’ es la ‘razón que se da o causa que se alega para excusar o purgar una culpa’.
  3. El ‘perdón’ es la ‘remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida, o de una deuda u obligación pendiente’.
  4. La disculpa pretende excusar o justificar un acto propio o de un tercero.
  5. El perdón es solicitar o dar una indulgencia.

El perdón no es algo que está a la disposición del denostador, sino del ofendido. Por tanto, es éste último quien decide si perdonarnos o no. No podemos ofrecer algo que no tenemos.

Por tanto, si yo te ofendí (es decir, “falté a tu respeto”),  y yo “te pido una disculpa”, en otras palabras,  te estoy  solicitando  o rogando  una indulgencia de la ofensa recibida. No te ofrezco, presuntuosamente, algo que no tengo (al menos, no sé si tengo) y menos te puedo dar;  tu perdón, que corresponde a ti y sólo a ti  darlo (o no).

No te pido  que me excuses*, sino que perdones sinceramente mi yerro. ¿No es hermoso reconocer nuestra culpa y manifestar arrepentimiento, sin exigir  perdón, aunque sabes que no lo mereces y muy seguramente,  no lo obtengas?

Por otro lado, si alguien nos falta y enseguida nos “ofrece disculpas”, es decir, se jacta de tener algo que no hemos decidido aún si dárselo o no, peor todavía, nos “ofrece perdonarnos”, siendo él el ofensor y nosotros los ofendidos.

¿Qué pensaremos de este soperutano, que, no conforme con habernos ofendido, todavía  tiene la arrogancia de arrogancias, de exigirnos que lo perdonemos?

¡Pos éste!

Anuncios

2 thoughts on “Y tú… ¿las pides, o las das?

  1. Sin embargo, si uno “pide disculpas” ¿Por qué no puede “exigir disculpas”?

    O sea, no es lo mismo decir:

    – Te pido una disculpa

    A decir:

    – Te exijo una disculpa

    Cuando exigir es una versión más fuerte de pedir.

  2. Disculpa

    1. tr. Pedir imperiosamente algo a lo que se tiene derecho.

    Yo creo que esto de “exigir una disculpa” tiene mucho que ver en ambientes sobre todo, políticos.

    Ciertamente, “pedir una disculpa” es cuando nosotros incurrimos en una falta y pedimos nos absuelvan.. “Exigir una disculpa”, es cuando creemos que nos han faltado y sentimos que nos deben una disculpa, como cuando Televisa le exigió una disculpa pública a The Guardian.

    Más que nada, podríamos exigir una explicación… ¿no?

    Saludos.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s