Boudica

O, como ha pasado a la historia, con la latinización Boadicea; es más que material de leyenda: los hitoriadores Tácito y Dión Casio coinciden en que Boudica  :

…poseía una inteligencia más grande que la que generalmente tienen las mujeres, (lo cual, en ese tiempo, ya es mucho decir contra el prejuicio sexista), era alta, de voz áspera y mirada feroz,  hermoso y  brillante cabello pelirrojo hasta la cadera, túnica de muchos colores ..”

Boudica_Modern_by_quickreaver
Representación moderna de Boudica

Lo cual nos dice mucho de sus impresionables y romanas mentes, ante el hecho inaudito de una mujer militar, al frente de sus hombres. Los celtas, tenían muchos menos prejuicios en ser dirigidos por una mujer.

Provenía de familia de aristócratas icenos. Siempre usaba un grueso collar, posiblemente un torque (que entre los pueblos celtas siempre significa nobleza).

Su esposo, Prasutagus, rey de los icenos, como todos los celtas, daba mucha importancia a su independencia. Pero había un problema y era que no tenía hijos varones y que, aunque la realeza pudiera pasar a sus dos hijas, la lex romana sólo permitía la herencia por línea paterna.

Por ello se le ocurrió la idea de nombrar al emperador romano coheredero de su reino,  (algo muy común en la época, como fue el caso de la donación completa  de  Pérgamo), pues se conseguía que, al menos durante la vida del rey, se respetara un estatus de semi-independencia.

Sin embargo, cuando Prasutagus murió, su reino fue anexado como si hubiera sido conquistado. Las tierras y todos los bienes fueron confiscados, y los nobles tratados como esclavos.Debido a que Prasutagus había vivido pidiendo prestado a los romanos, al fallecer,  sus súbditos quedaron ligados a esa deuda, que Boudica, la entonces reina, no podía pagar.

Dion Casio dice que entonces los publicanos romanos saquearon  las aldeas y tomaron esclavos como pago de la deuda, según Tácito,  los romanos azotaron a Boudica y violaron a sus dos hijas.En el año 60 o 61, los icenos conspiraron,  con sus vecinos, para levantarse contra los romanos y eligieron a Boudica como su líder.

Dión Casio dice que Boudica empleó un método de adivinación liberando a una liebre de los pliegues de su ropa e interpretando la dirección en que corría, e invocó a Andraste (la diosa britana de la victoria).

La primer gran victoria de Boudica  fue Camulodunum.  Cayó sobre una ciudad mal defendida y la  incendió.El futuro gobernador,  intentó socorrer a la ciudad con un destacamento, pero  infantería fue emboscada y sólo el comandante y parte de su caballería consiguió escapar.

Cuando las noticias llegaron a Cayo Suetonio Paulino (gobernador de Britania), éste ordenó dirigirse a Londinium (Londres), el próximo objetivo de Boudica; pero ante la imposibilidad de defenderla, se retiró de la misma, pudiendo así Boudica incendiar la ciudad y masacrar a sus habitantes. Suetonio Paulino no llegó a tiempo pera defender Verulamium, y la ciudad también fue arrasada.

La suerte de la guerrera terminó en  la Batalla de Watling Street,  entre la antigua Londinium y Viroconium. Aunque los romanos estaban en gran inferioridad numérica, 5 a 1 aprox., se ubicaron en un terreno rodeado de bosques, donde no podía ser flanqueados, rebasados ni emboscados.

El ejército romano estaba bien disciplinado y armado; el de Boudica era muy numeroso pero mal armado y había una gran desigualdad entre  la edad de los guerreros (niños de 10 años hasta ancianos).

Suetonio solicitó ser despertado cuando el ejército rebelde se presentase en el campo de batalla. Formó  las legiones en filas de siete en fondo, con sus escudos, espadas y lanzas.

Cuando Suetonio vio que en el campo enemigo los carros de transporte y las familias de los guerreros habían sido colocados detrás de los combatientes, comprendió que había ganado la batalla.

Suetonio ordenó a sus soldados avanzar a paso lento pero sostenido, en una línea en forma de sierra dentada, cubriendo sus flancos con sus escudos. Al verlos venir, los guerreros de Boudica volvieron a cargar, encajonándose entre los “dientes” de las filas romanas. Los legionarios de la primera hilera, defendidos por los escudos, atravesaron con sus espadas a centenares de atacantes, casi sin recibir daños*

La masacre fue total y al no poder perforar la formación enemiga, los britanos sintieron pánico y comenzaron a retroceder, aplastándose unos a otros mientras los romanos seguían su avance . En su desesperación por huir, los britanos no solo empujaron a los guerreros que avanzaban detrás sino a las mujeres, niños y ancianos que aguardaban el desenlace de la batalla en cercanías de los carros.

La avalancha que produjeron fue tal, que cerca de 40 000 murieron aplastados entre los combatientes en desbandada y los vehículos que impedían la retirada.Los romanos no tuvieron piedad, ni siquiera de mujeres encintas y niños y durante horas se dedicaron a asesinar a los heridos y a perseguir a los sobrevivientes.

Según versiones, Boudica acabó suicidándose con veneno para evitar que los romanos la atraparan, aunque Dión Casio da otra versión de los hechos.

Tal fue el grado de violencia que los romanos aplicaron, que durante los cuatro siglos siguientes, la provincia se mantuvo “en paz”. Incluso el emperador Nerón calificó de “muy duro” el castigo infligido a los celtas que lucharon en esa batalla.

*Al cabo de cuatro o cinco minutos de combate, a una señal de sus oficiales, dejaban el puesto al que formaba detrás, colocándose en la última posición. Eso permitía entrar en combate a soldados “frescos” y recuperar fuerzas a los que habían peleado.

Anuncios

3 thoughts on “Boudica

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s