Treppenwitz

¿En alguna ocasión se ha visto envuelto usted en una de esas  conversaciones donde, no sabe qué decir? ¿Y poco tiempo después de terminada la discusión, viene a su mente, el argumento perfecto y la hórrida sensación de “ah, cómo chingaos no dije esto y esto y esto”?

escher

Esto, damas y caballeros, es lo que los alemanes (que tienen palabras para todo, llaman “treppenwitz”), o también, L’esprit de l’escalier, según el enciclopedista Denis Diderot, porque, como él dice:

l’homme sensible, comme moi, tout entier à ce qu’on lui objecte, perd la tête et ne se retrouve qu’au bas de l’escalier…“*

Debo decir, que cuando más me ha pasado, es cuando no conozco las lealtades de la persona con quien ocurre esto.

Pongamos, por caso, a la madre de este hijo de la chingada, una señora muy simpática, siempre y cuando no se la conozca muy a fondo.

La primera ocasión fue, cuando,  le comenté que (una parte de mi familia, de dinero), se moría por regresar al salinismo (sexenio en que resultaron  muy favorecidos), y le dije que ellos creían que el chingado pelón había sido el mejor presidente de México.

A lo que ella, me interrumpió para decir con un fervor escabrosamente adolescente:

-Ay, ¿verdad que sí?

Se hizo un silencio, los comensales se quedaron con el taco a medio camino, pasó una bola de paja. Sabía que había zombies de Salinas, pero nunca me había dado de frente con uno de ellos. Me quedé callada, sí, pero no, por no saber qué contestar, sino por no saber ordenar en mi cabeza todo lo que pensé en milésimas de segundo (¿ cómo es posible?, a aquellos pequeñoburgueses el salinato les dio empresas, facilidades, todo, pero esta mujer sigue viviendo en su casa en obra negra, sin alumbrado y sin drenaje…)

Tomó un tiempo explicarle que aquello fue el mayor robo al país del siglo, y aún así como que no lo creyó mucho. Aun ahora no entiendo cómo puede pensar que vive en un país “moderno”.

La otra ocasión fue cuando la misma dama, la volví a ver cuando Calderón se quedó de presidente, y me dijo, muy ufana de ver las noticias, que “fueron las elecciones más limpias de todos los tiempos ever”.

-Ja. Eso según Adela.-adelanté yo.

Pero en una tierra olvidada de Dios, los noticieros dicen misa.

La última vez fue cuando esta señora recibió en casa a unos parientes suyos. Al parecer la hija mayor, había abandonado la carrera de Ciencias de la Comunicación para iniciar un brillante futuro en su propio negocio de venta de perfumes por catálogo (y lo decían con mucho garbo, ¿eh?)

Entonces ella, como si su pinche musa modorra de repente despertara de su sueño perenne, recordó:

-Mi nuera, Dulce, fue a la misma carrera, en la misma universidad.

Todas las miradas voltearon hacia mí.

-¿Cómo, en la misma Facultad?

-No. en Ciudad Universitaria

No podían creerlo. La chica en cuestión hizo su mejor esfuerzo y nunca pudo quedarse en CU.

-Ah, es que su familia trabaja en la UNAM, – apuntó la hija de la chingada.

-Ah, será por eso, con razón, ahora caigo… -empezaron a decir

-Sí. Pero como todos, yo hice mi examen. Y yo hubiera podido quedarme en la carrera y facultad que hubiera querido, incluso Medicina en CU (En ese tiempo, saqupe 108 aciertos de 118, es decir, fallé en 10)

Y que se hace el silencio.

¿Ven?  Simple Treppenwitz

*Un hombre sensible, como yo, abrumado por el argumento esgrimido contra sí, se confunde y sólo puede pensar claramente al final de las escaleras…

Anuncios

2 thoughts on “Treppenwitz

  1. no creo que exista una buena respuesta a esa clase de comentarios, en especial cuando son nacidos de la envidia de una persona tan poco creativa.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s