Mi Vecino Ratero

Fue algo pacheco, de un día para otro llegó una familia a vivir en el departamento a contraesquina mío; lo cual es raro porque el dueño le renta a parejas sin hijos (o con hijos ya independientes), mujeres solas, o familias monoparentales, hay pocas familias enteras, pero ellos llegaron así de golpe y porrazo. Quien más, quien menos, salían a trabajar y regresaban, aunque el dueño, con tal de que le paguen, me imagino que no va andar investigando a todos…

Y ahora vamos a lo que siempre me preguntan: Ay, ¿pero cómo sabes que era ratero, acaso alguna vez le caíste en la movida? Si no vas a decir algo bueno, cierto o útil, mejor ni digas nada… y así sería… de no ser porque sí me consta.

Para empezar, el tipillo (y digo porque si le ví la cara dos veces, fue mucho) se la vivía en el departamento; nunca salía, me iba yo a trabajar y regresaba y él seguía ahí, todos los santos días. Ah, pero con la música bien fuerte y con la puerta abierta de par en par, pa que todos vieran la pantallota y el Xbox (robados, seguramente), desde las siete a.m.,  hasta las nueve o diez de la noche. Estaba con su mujer y sus dizque hijos, que yo tengo mis dudas, porque los trataba bien de la chingada– A ver, llégale de aquí, hijo de tu puta madre, órale, a la verga... Lloraban todo el día. Hasta cuando jugaba con ellos (lo cual no era seguido, gracias a dios), les gritaba y los insultaba. A la esposa igual, Dame de comer hija de tu puta madre… Y ella se dejaba, no hacía nada… por ella me daba igual, (ps decía yo, ¿pa qué se deja, la muy pendeja? Otra se hubiera defendido…), pero sentía lástima por los chamaquitos porque estaban morralitos, ni cinco años tenían.

Se oían los trancazos bien entrada la noche y a la vieja llore y llore. Una vez hasta la patrulla y la mamá de la vieja vinieron.“Sólo déjame ver a mi hija”-lloraba la señora en la puerta. Y nadie pudo dormir esa  noche. Ya cuando la patrulla se lo estaba llevando, la vieja golpeada, dijo “No se lo lleven, lo amo….” Y sabrá dios qué más les habrá chillado, pero a los tres días ya andaba otra vez en la calle.

Ya fue muy pinche obvio cuando venían chamaquillos, le hacían un silbidito así como de mentadita de madre y él bajaba en chinga. Se iban a dar unas vueltas y regresaba. En eso se le iba el día. Una tarde, yo iba a salir, y uno de los chamaquillos estaba en la puerta, y quiso entrar cuando yo iba a salir, pero le corté el paso:

-¿Qué se le ofrece?

-Vengo a ver a Fulano  (Nunca me supe su nombre)… ¿me permites pasar?

-¿A quién? No conozco a nadie con ese nombre…(me hice bien pendeja para no dejarlo pasar)

-A Fulano, es tu vecino de contraesquina…(!A chingá! ¿Cómo supo que hasta en contraesquina?)

Y ya no me gustó que me estuvieran espiando… Por fortuna, a los vecinos tampoco, y le empezaron a llegar quejas al dueño de todos, del olor a petate quemado a diario, de los silbiditos, de la policía, del escándalo y de la gritería, y le fue a pedir que le buscara por otro lado porque ya no quería tener problemas…

Afortunadamente, todo eso coincidió con un robo muy sonado en la colonia del al lado, donde le quisieron robar el carro a un automovilista, y éste no se quiso dejar, antes le rompió la nariz a uno de los asaltantes y se llevó por delante a otro de un balazo… (presuntamente, el chamaquillo que me encontré en el zaguán…) Fue muy sonado, hasta el carro con magnavoz que pasa vendiendo periódico, lo anunció… Y entonces sí, como el Borras, la vieja venía cada tercer día o así, a horas diferentes, con un diablito y se iba llevando cositas, cajitas, como una hormiguita que de la noche a la mañana vació el departamento. Santo Remedio. Al tipo jamás lo volví a ver, pero uno de los vecinos sí… dijo que traía todo el hocico roto y vendado…

Anuncios

2 thoughts on “Mi Vecino Ratero

  1. ‘Lasciate Ogne Speranza, Voi Ch’Entrate’ es lo que encuentra Virgilio al comenzar su viaje por México.
    mal contado el chisme de vecindad, una conclusión precoz, y falta el elemento del crimen

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s