El Velo en las tradiciones orientales

Artículo imprescindible en la vestimenta femenina en muchas culturas, que cubre la cabeza (y a veces, la cara en todo o en parte), desde tiempos inmemoriales; el reigsto más antiguo se recoge en un documento legal asirio en el siglo 13 antes de nuestra era, el cual, restringía su uso a las mujeres nobles y proscribía a las prostitutas de adoptarlo.

Aunque la inneglable connotación oriental nos remite a temas exóticos, como la Danza de los Siete Velos, donde la diosa Isis va recuperando de las esferas celestes los 7 velos de luz para otorgar a su futuro hijo Horus los 7 dones y virtudes que le serán regalados por los guardianes de los umbrales o puertas de la vida y harán de el un ser completo…

Desde la perspectiva religiosa, su intención es mostrar honor hacia una persona, objeto o espacio. Las funciones socioculturales, piscológicas y sexuales, aunque no todas estudiadas extensa y profundamente, tratan de mantener la distacia social e indicativo del status y herencia e identidad cultural. En el Islam, por ejemplo, se han adoptado varias formas de velo (incluyendo la sonada burka, impuesta a las mujeres pashtunes por un régimen talibán).

Aunque en Occidente no es una práctica tan difundida, sí tenemos algunos resquicios: el hábito que toman las monjas al ingresar a una orden religiosa, y el velo que el novio levanta en las bodas, y el dato más significativo lo encontramos en Corintios 11:5:

“Toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra (…) Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello? Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello”

Al grado que a la mujer acusada de adulterio le era retirado el velo, trayendo oprobio no sólo a ella, sino a su esposo y familia…

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s