Geisha

Cuando la mayoría de las personas escuchan la palabra Geisha, creen que es un nombre exótico para “prostituta”. Nada más lejano;  quizá para nuestra mente occidental; porque ante todo, una geisha es una artista (después de todo, geisha viene del kanji  芸 (gei) que significa “arte”).


Por lo que no debiera extrañarnos que es al arte a lo que se dedican en cuerpo y alma desde muy jóvenes, (algunas desde los tres o cuatro años de edad, seguramente hijas de geishas ilustres), a aprender el ikebana 活花(las artes florales), la ceremonia del té, a tocar instrumentos como el shamisen, el shakuhachi, el sadō 茶道 (la ceremonia japonesa del té), literatura, y poesía, y por supuesto, el baile, que es heredero del tratro Noh.

Estas pequeñas Maiko, se distinguen de las geishas por muchas cosas, por usar un cuello rojo (en lugar del blanco reglamentario de las geishas), adornan su momoware (sugestivo peinado de “durazno abierto”)con un lazo rojo en lugar de estampado, el dibujo en su cuello es mucho más sutil que el de una geisha, pero sobre todo, por haber pasado por la ceremonia de mizuage.

Aunque la literatura ha brindado novelescas y románticas (aunque no siempre veraces) ideas sobre la vida de las geishas (como el caso de la novela Memorias de una Geisha), sigue siendo una sublimación,  un refinamiento de la belleza y de lo erótico.

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s