Vagina Dentata

 

predator

En el supermercado de  las leyendas del folk-lore, ninguna inspira más horror  en el imaginario varonil como la omnipresente, milenaria, universal  vagina dentata, que es, valga, unas feroces fauces en el órgano sexual femenino, con la consecuente castración del hombre, desde las leyendas Ainu de Hokkaido en Japón, pasando por, Guinea, hasta  Sudamérica. Nuestro país no es la excepción, pues algunos pueblos vivos, (como los zoques de Chiapas)  atribuyen a  Piøwachuwø, una sirena que seducía a los hombres y los castraba con su vagina dentada, y que vivía al interior del  Chichonal,  la erupción  de este volcán activo, cuando ella se movió dentro de la tierra.

Eric Neumann cuenta uno de esos mitos geniales en los que “Un pez habita en la vagina de la Terrible Madre, el héroe es el hombre que derrota a la Terrible Madre, rompe los dientes de su vagina, y la hace mujer”. Paradójico, los hombres se hacen hombres al sobrevivir, las mujeres llevamos la redención entre las piernas.

Estandarte de los más estrambóticos, el verdadero temor no es tanto que una mujer pueda desarrollar dentadura en la vagina, que, por otro lado, no sería tan descabellado*, sino el implícito que aunque el órgano varonil empieza triunfante, siempre acaba cabizbajo, una suerte de penetration angst.

Efectivamente, la identificación de la sexualidad femenina como voraz, insaciable, engmática, intangible e invisible, calculadora, castradora/decapitadora del masculino, falsa, depredadora, vorágine y fuego, como consecuencia de las formas en que el orgasmo masculino ha servido como medida y representación de todas las sexualidades y maneras del encuentro erótico.

Le ha merecido menciones en el bestseller American Gods, de Neil Gaiman, en la obra de anime Wicked City y la novela Cristóbal Nonato del fallecido Carlos Fuentes, que  contienen personajes femeninos con vagina dentata, así como en la novela Dr. Adder de K. W. Jeter. Uno muy sobresaliente, en la novela Snow Crash deNeal Stephenson aparece un artilugio llamado “Dentata”,  dispositivo anti-violación introducido en la vagina ( aunque no hay registro de que realmente hayan sido usados)

*Ya que  los quistes dermales, los cuales pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, casi siempre desarrollan dientes. Aunque no hay ejemplos documentados, es hipotéticamente posible para una vagina desarrollar dientes.

Anuncios

2 thoughts on “Vagina Dentata

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s