Ouroboros

El uróboros u ouroboros (del griego “ουροβóρος”) es un símbolo ancestral que muestra a una serpiente, u otro ser reptiliano (inclusive, un dragón) representado con su cola en la boca, devorándose continuamente a sí mismo, conformando con su cuerpo una forma circular.Se le considera el símbolo par excellence del eterno retorno, y en general de todos los ciclos, que comienzan donde empezaron. Tambien representa la naturaleza cíclica de las cosas, idea de la unidad primordial relacionada a algo existente o presistente desde el principio, cuya fuerza o cualidades no pueden ser extintas.En un sentido más general simboliza el tiempo y la continuidad de la vida.

El texto más antiguo donde aparece es en la Chysopoeia «fabricación del oro», un tratado alquímico del siglo II, escrito en Alejandría por Cleopatra. Muestra la inscripción griega εν το παν, hen to pan, «todo es uno», y aparece mitad blanco, mitad negro, mostrando la dualidad presente en todo

El uróboros ha sido un símbolo importante en el simbolismo religioso y mitológico, usado frecuentemente en ilustraciones de alquimia. También se le asocia con el gnosticismo y el Hermetismo, aunque fue bien conocido en Antiguo Egipto y Grecia (pero no únicamente). Al contrario, muchos pueblos parecen haberlo conocido y representado, entre ellos, el nórdico; en la mitología vikinga, la serpiente Jormungand llegó a crecer tanto que pudo rodear el mundo y apresarse su propia cola con los dientes.Igualmente, en México, algunas representaciones de Quetzalcóatl o Kukulkán, lo muestran mordiéndose la cola.En la mitología aborigen de autralia, está la Serpiente del Arcoiris.

No obstante, el símbolo de las serpientes en la visión occidental, están relacionadas con la curación y la medicina, como en el caso de las serpientes de Asclepios. Igualmente, se ha usado para representar la energ+ia Kundalini, de acuerdo a las Upanishad. En todos los tiempos, ha causado inquietud, pues hasta artistas como M.C. Escher se han ocupado a su estudio:

Inclusive en el libro de Michael Ende, donde, por tabú, los fantasios lo llaman eufemísticamente “la Alhaja”, o el “Esplendor”, (imitando  a cómo los judíos omiten pronunciar el nombre de Jehová, ) símbolo de la Emperatriz Infantil (aunque su autor reconoce ” en tiempos antiguos se le conocía por otro nombre” )

Anuncios

2 thoughts on “Ouroboros

  1. “…en general de todos los ciclos, que comienzan donde empezaron…”

    Esta bien escrito?

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s