Los Nombres del Aire

nombresaireLos Nombres del Aire surge como una respuesta a la interrogante sobre la naturaleza del deseo de las mujeres, y como cuenta el autor :

«[.:.]vinculada al propio descubrimiento de la limitación de los hombres para comprender el mundo femenino, y cómo necesitamos esforzarnos para entenderlo porque estamos educados para lo contrario. Llevar las voces de una mujer ha sido mi reto. Cada personaje femenino que he construido es la mezcla de diferentes mujeres que he conocido a lo largo de mi vida…»

Al principio podría parecer una novela de singular erotismo. Y  si fuera sólo eso, no deja de deleitarnos la delicia de su lenguaje, su prosa sublimada a una alta poesía. No, este libro, exploración del erotismo femenino, ejercicio de ascesis, narra la historia de Fatma, que en la transición de niña a mujer, es víctima de un desasosiego que no pasa desapercibido por los habitantes de la ciudad, la mítica, pero al mismo tiempo, real, Mogador (crisol de tres culturas, tres credos); y cada cual ofrece sino una singular explicación, una rebuscada panacea, hasta que Fatma encuentre a ese pajarillo perdido, encarnado en la presencia de Kadiya…

Haciendo un recorrido por esa  tradición árabe milenaria: el erotismo, cantado ya por Ibn Hazm, que nos impregna de olores de especias en el zoco, de imágenes incitantes en el hammam, o baño público (como ante «El Baño Turco» de Ingres) de antiguas recetas para curar el desamor, Ruy Sánchez nos lleva de la mano, en capítulos cortos, precedidos de una bellísima caligrafía árabe,  de fácil lectura , pero  exquisita voluptuosidad, por patios árabes y ardores femeninos que responden a una necesidad primigenia.

Con parsimonia, sin prisas, y abocado al placer,  Ruy Sánchez se posesiona de nosotros una y otra vez, nos lleva al éxtasis,nos eleva al clímax, como debe uno leer estos libros, es decir, como un amante apasionado y devoto.

Los Nombres del Aire, es la primera parte de una tetralogía, y precede a  En los labios del agua, que ahonda en los deseos masculinos,. En la tercera, Los jardines secretos de Mogador, se lanza a la búsqueda de encuentros entre ambos deseos en fugaces paraísos, realiza continuas referencias a la magia del fuego, y en la cuarta, (en la que trabaja actualmente), insistirá en la exploración del fuego, y versará sobre la posibilidad de nacer y renacer a través del deseo. «Será un compendio de todas las anteriores», apunta el escritor.

¿Más razones para leerla?

Los Nombres del Aire, publicada en 1987, ganó el Premio Xavier Villaurrutia, el más importante premio literario Mexicano

¿Una segunda opinión?

El país

RSLG: Samarcanda, Un Kama Sutra Español, Me llamo Rojo


*Al leer este libro me saltan dos interrogantes : 1.¿Cómo Alberto Ruy Sánchez puede sentir, y contagiar la voluptuosidad sentida por una mujer? 2.¿Cómo es que no leí este libro antes?

3 comentarios en “Los Nombres del Aire

  1. Suena bien, suena a que puedes tener multiples orgasmos mientras llevas la lectura.

    Suena a ahhamahhh.., suena a setsoduro y plasentero. Quiero imaginar como terminas despues de leer una obra donde el autor te exipta y juega con tus genitales sin ponerte una sola mano. Wow ya kiero leer eso.

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s