Sibila de Jerusalén

Uno de esos libros, de los que ni te recomiendan, ni ves en un estante, ni has oído ninguna crítica, sino que simplemente llegan a ti, me cautivó. Sí, las Cruzadas son un tema favorito (tanto de Neo como mío), y admito que el título tuvo algo qué ver : “Mujeres en las Cruzadas: Las Reinas de Jerusalén”.

Me quedé embebida con la historia de Sibila, Reina de Jerusalén, hermana de Balduino IV, (a quien llamaron cruelmente  ” El Rey Leproso”), quien defendió la ciudad crisol de tres religiones (y la perdió para la Cristiandad para siempre), su vida marcada por la desgracia, le tocó enterrar a sus familiares uno por uno, hasta que ella misma muere prematuramente  a los treinta años en una epidemia, y con ella, su linaje (ningún hijo o hija le sobrevivió)

Cuando a su hermano (Balduino IV) se le diagnostica lepra,  su matrimonio cobra de súbito una central  importancia. Le arreglan un matrimonio con el joven Estefan de Sancerre, un noble francés  bien relacionado, quien al poco tiempo de llegar a Jerusalén cambia de opinión, y regresa a Francia.

Tras este desaire, se matrimonia con Guillermo de Montferrato, Conde de Jaffa y Ascalón, y parece que su matrimonio hubiese sido feliz, de no ser porque Guillermo fallece al año siguiente, dejándola embarazada de su primer hijo, Balduino V.

Como esta unión la aproximó más a la corona, fue un premio para muchos nobles que deseaban el dominio de tierra Santa, como su primo hermano Felipe de Flandes, Raymundo III de Trípoli, y Hugo III de Borgoña, por lo que su madre decide casarla con el recién llegado caballero franco Guido de Lusignan (a quien Sibila dio dos hijas, Alicia y María), para protegerla de la casa rival, los Ibelin*.

Pero Guido buscó el apoyo de Reynaldo de Chatillon para atacar caravanas comerciales en Siria y Egipto, lo que interrumpió la débil tregua con Saladino, (sultán de Siria y Egipto) y furioso, el “Rey Leproso” entonces depuso a Guido como regente, y propuso a su sobrino como cogobernante, y sugirió la anulación de su matrimonio con Sibila. A pesar de la mala reputación de su marido, Sibila supo mantener buenas relaciones con la nobleza y el Papado, todo esto, mientras Saladino preparaba su base de operaciones.

Mientras tanto, muere Agnes, la madre de Sibila en 1183. A ella seguirán su hermano Balduino V(1184) y su propio y siempre emfermizo hijo Balduino (1186), dejando a Sibila como única aspirante a la corona de la casa real, corona que le disputaría la reina consorte de Jerusalén, María Komnene**, quien formó alianzas contra Guido. Pese a todo, Sibila fue coronada con el apoyo de Reynaldo. Sus detractores la declararon ilegítima y programaron una coronación para una princesa de la casa de Ibelin, Isabella, hasta que la Iglesia de Jerusalén la reconocío legítima heredera y sucesora, y fue coronada sola***.

Guido y Raymond fueron despachados para combatir a Saladino, pero su incapacidad de cooperar fue fatal:fueron vencidos por Saladino len Hattin, y Guido capturado en 1086. En septiembre de 1087, Saladino tenía sitiada Jerusalén, que Sibila tuvo que defender junto al patriarca Eraclio y Balian de Ibelin (sobreviviente de Hattin).

Finalmente, Jerusalén capituló el 2 de Octubre, y Sibila obtuvo un salvoconduto a Trípoli para ella y sus hijas. Guido fue liberado un año después, y huyeron juntos hacia la última ciudad libre del reino, Tiro, donde se reagruparon y dirigieron en la Tercera Cruzada, fuerzas contra San Juan de Acre****, bastión de los sarracenos pero durante el asedio, Sibila contrajo una enfermedad, y murío tempranamente con sus hijas.

*Hay una peliculilla por ahí de Ridley Scott, con demasiadas licencias, por ejemplo, la aventura amorosa que tiene con Baldwin de Ibelin, quizá inspirado en una crónica atribuida a Ernoul, donde se menciona que Sibila estaba enamorada de Balduino de Ibelin, un viudo que le doblaba la edad, pero que en este tiempo estaba capturado.

**Ni los partidarios de Sibila, ni los de Ibelin, se sentía tentados a seguir la voluntad de Balduino IV, esto es, nombrar un regente y esperar apoyo de sus familiares y vasallos en las casas reales de Francia, Alemania e Inglaterra.

***Muchos de sus parientes intentaron disuadirla, y proponiéndole que anulara su matrimonio con Guy, para después de ser coronada, escoger a otro consorte. Sibila acepta, y para su escarnio, vuelve a elegir a su esposo, a quien corona.

****Posteriormente, Acre fue tomada pen 1911 por Felipe de Francia y Ricardo I, “Corazón de León”)

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s