La de Epiménides y otras célebres paradojas

Una paradoja es una proposición en apariencia verdadera que conlleva a una contradicción lógica o a una situación que infringe el sentido común. Algunas tienen soluciones, otras tantas, no.La paradoja es un poderoso estímulo para la reflexión y así mismo los filósofos a menudo se sirven de las paradojas para revelar la complejidad de la realidad. La paradoja también permite demostrar las limitaciones de las herramientas de la mente humana.

He aquí unas que pondrán a trabajar tu cerebro.Piensa un poco antes de leer la respuesta. Si de plano “no te gira la piedra”… mejor no las intentes

1. Libre Albedrío

Si Dios es omnisapiente y sabe lo que lo que haremos inclso antes de habernos creado, ¿cómo podemos tener libre albedrío?

Solución: Esta paradoja la explica Dios mismo como un ser inteporal -Él conoce el futuro como nosotros conocemos el pasado y el presente. Así como el pasado no interfiere con nuestro libre albedrío, tampoco el futuro.

2. Paradoja del Cocodrilo

Un cocodrilo roba  una cría al padre, pero promete regresarla si el padre adivina qué es lo que el cocodrilo hará. ¿Qué sucede si el padre adivina que no le regresarán a su cría?

El problema no tiene solución. Si el cocodrilo conserva la cría, viola su propia regla, como el padre predijo. Si el cocodrilo regresa al hijo, aún viola su regla y la predicción del padre es incorrecta.

3. Paradoja del Abuelo

Un hombre viaja en el tiempo al pasado, y asesina a su abuelo antes de que conozca a su abuela. Lo que implica que uno de los padres no nacerá, y nuestro hombre, tampoco. Esto significa que no pudo haber viajado en el tiempo, el abuelo está aún vivo, y pór lo tanto el viajero pudo haberse permitodo viajar en el tiempo y asesinar a su abuelo.

Solución: en el momento en que el viajero del tiempo cambia algo en el pasado, se desarrolla un universo paralelo (mecánica cuántica)

4. Paradoja del Montón

Hay 1,000,000 de granos de arena en un montón. Si removemos un grano, seguirá siendo un montón. Si removemos otro, seguirá siendo un montón. Si continuamos removiendo un grano a la vez, hasta quedarnos con un grano, sigue siendo un montón?

Solución: Pon un límite fijo. Si asentamos que 10,ooo granos son un montón, entonces cualquier cantidad por encima (o por debajo) no son un montón. Si, parece irracional distinguir entre9,999 y 10,001 granos de arena.

5. Paradoja de la Omnipotencia

Podría Dios crear algo tan pesado que ni Él podría cargarlo? Si puede crear algo tan pesado que ni Él podría levantar, entonces su falta de fuerza lo hace no-omnipotente. Por el contrario, si no puede crear algo tan pesado que ni él puede levantar, entonces no es omnipotente.

Solución: La respuesta más común es que, si Dios es omnipotente, no hay nada que no pueda hacer, por carecer de sentido.

6. Paradoja de Epiménides

Epiménides escribió en un poema ” Los cretenses, siempre mentirosos, bestias perversas, vientres enfermos ” No obstante, él mismo era cretense. Si Epimenides es cretense y mentiroso, entonces su frase es una mentira. Ergo, todos los cretenses dicen la verdad; por lo tanto Epimenides dice la verdad. Es un ejemplo de paradoja del eterno retorno.

Solución: A menos que Epiménides conociera al menos un cretense (aparte de sí mismo), que sea honesto, su sentencia es mentira, aunque describa correctamente a Epiménides como mentiroso.

7. Paradoja de la Fuerza Irresistible


¿Qué sucede si una fuerza irresistible choca contra un objeto inamovible? Si la fuerza mueve al objeto, no es inamovible; si no lo mueve, la fuerza no es  irresistible.Solución: Esta situación no puede  suceder, ya que si hay una fuerza irresistible, no puede haber objetos inamovibles y viceversa. Aún más, un objeto inamovible es inconcecible, ya que, de existir, tendría inercia infinita, y por tanto, una masa infinita. Una masa infinita no puede existir en un universo finito como el nuestro.8.- Paradoja del Gato de ShrödingerLa paradoja por excelencia de la mecánica cuántica. Schrödingernos propone un sistema formado por una caja cerrada y opaca que contiene un gato, una botella de gas venenoso, una partícula radiactiva con un 50% de probabilidades de desintegrarse en un tiempo dado y un dispositivo tal que, si la partícula se desintegra, se rompe la botella y el gato muere.Al depender todo el sistema del estado final de un único átomo que actúa según las leyes de la mecánica cuántica, tanto la partícula como la vida del gato estarán sometidos a ellas. De acuerdo a dichas leyes, el sistema gato-dispositivo no puede separarse en sus componentes originales (gato y dispositivo) a menos que se haga una medición sobre el sistema. El sistema gato-dispositivo está en un entrelazamiento, Verschränkung, en alemán originalmente.

Solución: La solución más clásica (aunque no la única) es  la interpretación de Copenhague, mientras no abramos la caja, el sistema, descrito por una función de onda, tiene aspectos de un gato vivo y aspectos de un gato muerto, por tanto, sólo podemos predicar sobre la potencialidad del estado final del gato y nada del propio gato. En el momento en que abramos la caja, la sola acción de observar modifica el estado del sistema tal que ahora observamos un gato vivo o un gato muerto. Esto se debe a una propiedad física llamada superposición cuántica que explica que el comportamiento de las partículas a nivel subatómico no puede ser determinado por una regla estricta que defina su función de onda. La física cuántica postula que la pregunta sobre la vida del gato sólo puede responderse probabilísticamente.

9.- Paradoja de la flecha o de Zenón de Elea

En esta paradoja, se lanza una flecha. En cada momento en el tiempo, la flecha está en una posición específica, y si ese momento es lo suficientemente pequeño, la flecha no tiene tiempo para moverse, por lo que está en el reposo durante ese instante. Ahora bien, durante los siguientes periodos de tiempo, la flecha también estará en reposo por el mismo motivo. De modo que la flecha está siempre en reposo: el movimiento es imposible.

Un modo de resolverlo es observar que, a pesar de que en cada instante la flecha se percibe como en reposo, estar en reposo es un término relativo. No se puede juzgar, observando sólo un instante cualquiera, si un objeto está en reposo. En lugar de ello, es necesario compararlo con otros instantes adyacentes. Así, si lo comparamos con otros instantes, la flecha está en distinta posición de la que estaba antes y en la que estará después. Por tanto, la flecha se está moviendo.

Otra perspectiva es acudir, directamente, a la definición de velocidad, cuya idea esencial es la de cambio: se cambia de espacio en un tiempo determinado. Así que, por definición, un cuerpo que se mueve, sin alterar el volumen de espacio que ocupa en cada momento, cambia de espacio, es decir, ocupa la misma cantidad, volumen, y forma de espacio, pero en un lugar distinto, al momento siguiente. El movimiento sería la sucesión de los distintos espacios ocupados por el cuerpo (móvil) en la sucesión de los distintos momentos que componen la magnitud de tiempo considerada. Así, si asumimos que el concepto velocidad, es decir, movimiento, puede definirse racionalmente, simultáneamente estamos admitiendo que el movimiento, racionalmente, en teoría, existe.

Anuncios

Coméntale, es gratis

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s